Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* La oración de hijos * La Luz de la fe (XI)

LA VOZ DEL PAPA

El Papa Francisco señala que la fe se transmite también mediante la oración, pues "en ella, el cristiano aprende a compartir la misma experiencia espiritual de Cristo". Y la oración por excelencia es el Padre Nuestro. Al rezarla estamos ejercitando nuestra fe y nos ayuda a vivir de fe, pues recordamos que somos hijos de Dios y vivimos como tales.// Los niños son sencillos y en su hablar lo reflejan. Sucedió en la ciudad de Culiacán que a un señor maduro, de unos sesenta y cinco años, que laboraba en una escuela, un alumno pequeño le preguntó: "¿Cuántos años tienes?" El señor le contestó con otra pregunta: "¿Cuántos crees que tenga?" El niño pequeño lo miró de arriba abajo y le contestó con mucha sencillez: "No sé. Sólo sé contar hasta cien". ¿Cuál es el modo correcto de hablarle a Dios? ¿Lo podemos "tutear" como los niños o es mejor hablarle de "usted"? Un autor contemporáneo, Enrique Monasterio, hace una comparación acertada: el corazón de cada persona se parece a su propia casa. La casa suele mantenerse cerrada y sólo dejamos entrar a quienes queremos. Y aún así, a algunas personas sólo permitimos que entren hasta la sala. Mientras más queridas sean, se les tiene más confianza y pueden entrar más a la casa, incluso algunas entran "hasta la cocina". A Dios podemos tutearlo con toda sencillez, porque Él puede entrar "hasta la cocina" de nuestro corazón. Nuestro Señor Jesucristo vino a descubrirnos que Dios es nuestro Padre y podemos tratarlo con confianza.// Al decir "Padre Nuestro", nos sentimos parte de su familia y hermanos de todos. Somos de su "casa". Jesús nos recuerda: "Miren las aves del cielo, que ni siembran, ni cosechan, ni guardan en graneros y, sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿Acaso no valen más que ellas?" (Mt 6, 27-33). ¿Tenemos esa confianza y sencillez con nuestro Padre Dios? Podemos rezar el "padre Nuestro" varias veces: al levantarnos, al acostarnos y cuantas veces queramos durante el día, y así crezcamos en nuestra filiación.//

[email protected]