Opinión

* Los managers son malqueridos

RUIDOS DEL DUGOUT
Avatar del

Por: Juan Ángel Ávila

El de los manejadores en los equipos de beisbol es el clásico caso de los personajes que nunca quedan bien con todos. Ni siquiera con sus jugadores dirigidos. Muchos de ellos tienen que aguantar el no llevarla bien con ciertos elementos.

Y hay otros casos, como el de Bo Porter en Houston, donde la relación con el gerente general Jeff Luhnow llegó a desgastarse tanto que se decidió cortar por lo sano y darle la oportunidad a otra persona para conducir la nave texana.

Curiosamente fueron 300 juegos los que alcanzó a dirigir Porter con saldo de 110-190 en ganados y perdidos. Llegó junto con Lunhow para el proyecto nuevo de Astros en Liga Americana y aunque extrañó la decisión es algo que se mete al terreno de la normalidad.

El mánager es casi siempre el primero que se va cuando un proyecto no funciona.

Un caso distinto pasó en Texas, donde Ron Washington, por motivos personales no revelados aún, dejó a Rangers.

Los "Llaneros" tienen el peor récord de Ligas Mayores. Fueron eliminados antes que nadie, el 2 de septiembre. Aun así, la directiva había dado voto de confianza a Washington.

El pasado del exvenado como manejador es muy bueno pues condujo a Rangers a dos campeonatos de Liga Americana. Solamente este año le ha ido mal llevando las riendas de este plantel.

Desde el 2006 no se ha tenido una temporada donde no se hayan visto cambios entre los 30 mánagers de Ligas Mayores.

A los manejadores se les contrata para despedirlos, dice un conocido y hasta cierto punto cruel refrán beisbolero al hablar sobre los casos de los pilotos.

Otro récord para Jeter. El que fuera gran cañonero de los Gigantes y que también fue su mánager, Mel Ott, tiene con 2 mil 730 juegos participados la mayor cantidad de encuentros disputados con un club de Nueva York.

Derek Jeter acumula 2 mil 728, por lo que esta semana el "Capitán" va a pasar de esa cantidad. Hace rato que Jeter dejó atrás el récord de juegos como yanqui. Mickey Mantle era el antiguo poseedor de esa marca con 2 mil 401 juegos disputados con el equipo del Bronx.

Una voz del beisbol. Con su estilo muy especial y la longevidad de haber cubierto más de tres décadas en la profesión de la narración de beisbol más un espacio de tiempo como gerente de los Venados, así recordamos a Miguel Ángel Ahumada, quien falleció el domingo por la noche.

Ahumada cubrió varias etapas de la pelota mexicana, invierno y verano, con distinción en la modulación y siempre con gran profesionalismo realizó su trabajo.

Lo saludamos por última vez en Petco Park cuando le tocó narrar para Toros de Tijuana junto a otras voces importantes de la narración como José Ramón Flores y Víctor Villa el juego entre Diablos Rojos y Toros de Liga Mexicana el 3 de agosto en este inmueble de Ligas Mayores.