Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* Mireles, la nueva impostura

ITINERARIO POLÍTICO

Sería mezquino —si no es que injusto—, restar méritos al doctor José Manuel Mireles en la lucha contra el crimen organizado en Michoacán y contra bandas criminales como "Los Templarios".

Resultaría una aberración social negar el valor personal y la importancia social del carisma y la convocatoria de Mireles, en la organización de las llamadas autodefensas que, al final de cuentas, se convirtieron en motor para el combate del cártel "Templario".

En efecto, sin el alzamiento de Mireles y de un puñado de valientes michoacanos que idearon, organizaron y encabezaron las autodefensas, el cártel criminal hegemónico en Michoacán no habría sido derrotado y casi exterminado —salvo Servando Gómez—, y mucho menos el gobierno federal hubiese contado con "la inteligencia" social para combatirlos.

Sin embargo, también es cierto que pocos pueden tomar en serio la nueva etapa del supuesto "liderazgo" de Mireles, quien empoderado desde los tiempos de "vocero" de las autodefensas ahora aspira a encabezar una suerte de revuelta nacional; un movimiento "nacional de autodefensa" y hasta se aventó la puntada de proponer la creación de la "República de Michoacán".

Por eso vale preguntar. ¿Qué clase de intereses políticos y/o partidistas están detrás del fundador de las llamadas autodefensas? ¿De quién es la mano que intenta convertir en "movimiento nacional" las "autodefensas"? ¿Por qué de manera nada casual rostros harto conocidos hacen todo lo posible por convertir al mítico médico en una suerte de mártir de las causas perdidas del México del PRI en el poder?

¿A quién le sirve hacer creer a la sociedad que Mireles es algo así como la primera víctima "del autoritario" gobierno de Enrique Peña Nieto? ¿Quién financia marchas, protestas, movilizaciones, carteles y el acarreo de personas que aparecen aquí y allá dizque en defensa del más preclaro de los líderes sociales de los nuevos tiempos? ¿De dónde sale el dinero que se utiliza para la construcción de la nueva impostura?

Los michoacanos que conocieron al humilde doctor de La Ruana —en los tiempos previos a las autodefensas—, dicen que Mireles está irreconocible, que no es el mismo y no faltan los que especulan que Mireles perdió la razón, sobre todo, luego del accidente aéreo que casi le cuesta la vida.

Sin embargo, lo cierto es que Mireles está más cuerdo que nunca. No es la primera ocasión que intenta alcanzar un cargo público; que aspira a ser diputado local, federal, gobernador… No es nuevo que Mireles —como el propio Servando Gómez, "La Tuta"—, resultó un enamorado y conocedor de poder de los reflectores, la atención mediática y la poderosa escalera que son los medios para alcanzar fama y poder.

Y tampoco es novedad que grupos políticos vinculados con los sectores más radicales de la llamada izquierda mexicana entendieron "las virtudes" de Mireles y, por ello, le hablaron al oído para convencerlo de que tiene todo para convertirse en el nuevo salvador de la patria. ¿Y cuáles son las voces que le hablaron al oído a Mireles?

En efecto, los mismos que hace un cuarto de siglo pretendieron utilizar al EZLN y su revolución con rifles de madera para derrotar al PRI, los mismos que inventaron hace dos décadas esa impostura del líder del pueblo bueno llamado Andrés y apellidado López Obrador; los mismos que crearon el cuento del fraude electoral de 2006 para impedir la segunda victoria presidencial del PAN; los mismos que inventaron la botarga del "No más sangre" para tirar a Calderón, los mismos que hicieron crecer esa otra impostura social llamada "el poeta Sicilia" y los mismos que hoy buscan y no encuentran argumentos para intentar el fracaso del gobierno de Peña Nieto.

Pero a pesar de que han invertido mucho tiempo y mucho dinero en la construcción de su nueva estrella llamada "Mireles", los radicales de la izquierda mexicana no han entendido que muchas cosas han cambiado en un cuarto de siglo —entre ellas las reglas para la construcción de un liderazgo social—, y que el gobierno de Peña Nieto no es el de Ernesto Zedillo, tampoco el de Fox y menos el de Felipe Calderón.

Y es que además de que Mireles está lejos de tener madera para un liderazgo como el último construido con los viejos métodos —el de AMLO, el mismo que por sus errores y desviaciones terminó de favorecer el regreso del PRI al poder presidencial—, lo cierto es que los errores de Mireles —como los de la profesora Gordillo—, los paga en la cárcel, en donde de poco sirven los reflectores mediáticos. Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx