Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* Ni el ruido que levantó * ¡Qué bonita familia!

AMANECER DEPORTIVO

Finalmente, la elección tantas veces anunciada, implorada y hasta polarizada –sello de la casa, pa' no olvidar– terminó abortada y, en su defecto, se dio pie a una rimbombante Comisión Reorganizadora que –se supone– se encargará de sentar en un determinado plazo las raíces para una nueva convocatoria.

Ni el mazatleco José Luis "Choche" Arámburo pudo conseguir su añorada reelección ni su opositor, el culiacanense Jesús Alfredo Tapia, logró el sueño dorado de ser electo nuevo mando de una Asociación de Box del Estado de Sinaloa que, por obra y gracia de la Federación y la venía del Instituto Sinaloense, acabó achicada.

Frente a la Comisión Reorganizadora cuya designación recayó –ignoro aún el por qué– en el presidente del Patronato Impulsor del Deporte Sinaloense, Carlos Rico, hay un tufo de argucia magistral.

En su exposición –dicen los que pudieron entrar a la encerrona efectuada el viernes pasado aquí–, Ricardo Contreras –mando de la Federación Mexicana– argumentó que, como no había condiciones para una votación a raíz del acentuado divisionismo, el organismo a su cargo la abortaba y, en su lugar, ordenaba la Comisión.

La determinación, sin embargo, me resulta nebulosa, dudosa. Si la Federación ya percibía "divisionismo" (no creo que se haya dado cuenta hasta el mismo viernes cuando se realizaría el proceso), no entiendo por qué avaló y hasta firmó la convocatoria que alimentó desde muchos días atrás las aspiraciones del oficialista Arámburo y del opositor Tapia. Inmersos estaban en campaña.

Tampoco entiendo (bueno, sí lo entiendo pero mejor se lo dejo al criterio juzgador de mis tres fieles lectores) por qué ya estaba aquí, en la misma reunión, quien a la postre sería ungido titular de la Comisión Reorganizadora si, se suponía, que habría una elección y, por lo tanto, se desconocía el veredicto en un sentido u otro.

Ante desconcertante escenario, dos dudas que, soltaré, me carcomen: o la Federación sentía que su amigo, Arámburo, no las tenía todas consigo y perdería la elección, y, para evitar la llegada de un "agitador", como así tacharon a Tapia, se armó de facto una Comisión. De otra manera no me explico cómo ya estaba por acá, en el mismo cónclave y casi con la nueva encomienda, don Rico.

¿Juntos, pero no revueltos? Debo admitir que hasta yo me sorprendí ante alentadora fotografía. Ayer por la mañana, al terminar una conferencia de prensa del Anglo, me topé con un escenario grato: el reencuentro (quizá juntos, pero no revueltos) de los árbitros de baloncesto de Mazatlán que, en últimas fechas, se han confrontado y hasta enemistado. Claro, Apodaca –organizador del Fedam– les ordenó acudir a un curso, pero el paso es bueno. ¡Ajúa!

La del estribo. Que, si otra cosa más importante no salta de última hora, la próxima semana rendirán protesta –tarde pero sin sueño– los presidentes de los diversos comités deportivos que, en algunos casos, fueron electos (¡uff!) dos meses atrás. Y aunque no se dijo el día ni el lugar, es ya una ganancia que se fije una probable fecha para formalizar los organismo, incluyendo el de tae kwon do que, por culpa de aquella graciosa "caída del sistema", no pudo efectuar su elección.