Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

* Suspensiones históricas * El regreso de Robinson

RUIDOS DEL DUGOUT

En el deporte y en el mundo no hay lugar para la discriminación y gente como Donald Sterling. La suspensión aplicada al dueño de los Clippers del baloncesto es un evento triste para quienes somos aficionados al deporte ráfaga.

No es posible que gente de este tipo esté a cargo de los equipos. Lo bueno es que se ha hecho justicia y tiene que abandonar la organización que perdió, al igual que la NBA, muchos patrocinadores.

El castigo impuesto me resulta muy similar al aplicado en los años 90 en el beisbol a la señora Marge Schott, que por un tiempo tuvo a su cargo a los Rojos de Cincinnati.

De hecho, creo que la gente del baloncesto tomó en cuenta la similitud de los casos y como en un espejo llega la sanción.

La señora Schott, ya fallecida, realizó comentarios en contra de la raza afroamericana y llegó a comentar de forma positiva sobre Adolfo Hitler.

El regreso de Robinson. Un hit en cinco turnos y muchos abucheos ya esperados fueron parte de lo ocurrido el martes en el retorno de Robinson Canó a Nueva York para enfrentar a los Yanquis.

Muy curioso y contradictorio resultó el hecho de que los aficionados acostumbrados a recibir a agentes libres y con la alta nómina que manejan los del Bronx expresaron su desacuerdo con el dominicano por haberlos dejado al recibir más dinero de los Marineros.

Canó aguantó la presión. Hasta rió de ello e inclusive fue parte de un sketch acerca de su regreso al Bronx en el famoso programa de Jimmy Fallon, donde le pidieron a los aficionados Yanquis en Central Park que gritaran y ofendieran una foto de Canó sin saber que tras la imagen el propio Robinson en persona se escondía, y este, en medio de los abucheos e insultos, salía de repente para saludar a quienes le "tiraban a la cabeza" con los reclamos por el abandono.

La verdad no noto a Canó arrepentido de haberse ido de Nueva York. Es más, se fue y deja el récord de hits conectados en el nuevo Yankee Stadium, que se inauguró en 2009: 476 incogibles por los 390 del capitán Derek Jeter.

No pesan de locales. Los Diamantes de Arizona han tenido un inicio jugando de local que no se veía en mucho tiempo. Son apenas el décimo club en los pasados 100 años de beisbol que gana dos de sus primeros 15 juegos como anfitriones. Los Cachorros de 1994 comenzaron 0-12 en Chicago y este plantel tiene el peor arranque como local.

Al conjunto de Kirk Gibson se le cuentan también los dos juegos que perdieron en Australia contra Dodgers, pues esos van para su calendario de casa. Arizona tiene buen plantel, pero ha tenido mala suerte de perder a su primer abridor, Patrick Corbin, por lesión en el codo y no volverá con ellos hasta el 2015. Creo que este club no tarda en reaccionar; le queda mucha cuerda a la temporada para hacerlo.