Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

A la memoria del buen amigo Lucho Zamora

Por: Sergio Mariscal

Lucho Zamora, un caballero de las canchas. Foto ilustrativa Wikipedia

Lucho Zamora, un caballero de las canchas. Foto ilustrativa Wikipedia

La pérdida de un ser humano causa tremendo dolor para sus familiares y amigos, pero cuando esa persona que se va forma parte de tu vida por tantos años de convivencia, el dolor es más intenso.

Así lo sentimos por la sorpresiva partida a quien lo considerábamos como un hermano: Jesús Armando “Lucho” Zamora Guel. Y por eso, estas líneas que narramos que sirvan como un homenaje póstumo a quien fuera un caballero de las canchas, excelente amigo, y un aliciente de ánimo para su numerosa familia que sufre por tan triste momento de infortunio.

Con el Lucho nos unía una amistad desde que éramos chamacos y vivíamos en la colonia Infonavit Humaya, afianzada aun más por una relación hasta familiar con todo su clan, ya que sus hermanos, Gerardo y Gabriel, son mis compadres.

Cómo olvidar tantos y tantos años de convivir en los torneos navideños del Infonavit Humaya, Armando era uno de los que no faltaba, que siempre estaba al pie del cañón para jugar y colaborar con mucho entusiasmo en torno a la organización. Incluso, tomó las riendas del Resto del Info y consiguió una resonante doble victoria ante la Careada de los Jueves, algo que no había pasado.

Cómo olvidar tantos años de convivencia en la Liga de la Careada de los Jueves, en donde el Lucho Zamora pasó a ser parte fundamental en el equipo de Papas Wong, al que defendió siempre con ardor y hasta tenía que realizar las funciones de portero ante la falta del titular.

Cómo olvidar esos momentos de la tertulia, tras concluir los partidos. El Lucho era el primero en solicitar sus melodías favoritas al Maury Avendaño y luego lo secundaba toda la raza, para tener jueves tras jueves unos agradables momentos de diversión.

Cómo olvidar todas las pláticas que sostuvimos de diferentes temas de la vida de una manera siempre respetuosa y cordial.

Cómo olvidar esa bonita escena, cuando lo mirábamos al lado de su hijo, Gael, en los campos de la Sagarpa. A su retoño lo vimos nacer y hoy es todo un adolescente, al que le tenemos un enorme cariño.

Cómo olvidar sus momentos de bondad, cuando sacaba de la bolsa de su pantalón unos billetes para dárselos a Martín “Ñengas” Romero y Sergio “Yosi” Beltrán como un apoyo, durante las convivencias de los torneos navideños.

Así era en vida Armando Zamora y así lo mantendremos en nuestra mente, como un tipazo con el que nunca tuvimos una discusión. Un ser humano que era muy querido y apreciado por toda su familia y que en el futbol de Culiacán supo ganarse el aprecio de todos los que llegaron a conocerlo. Y hoy a las 11:00 horas en los campos de la unidad deportiva Sagarpa estaremos presentes para darle una sincera despedida. Siempre contigo, Lucho Zamora.

En esta nota:
  • Jesús Armando Zamora Guel
  • Homenaje póstumo
  • Caballero de las canchas