Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

2 mujeres buscan liderazgo en la CNC

Sin embargo siguen  firmes y a la cabeza de la lista Francisco Urías y Blas Rubio Como los más viables

Se calcula que con la llegada de Ana Cecilia Moreno (que aún no termina de arribar y ya va por el tercer evento para tal efecto) a la presidencia de la Liga de Comunidades Agrarias, se modifica el tenor de las especulaciones en cuanto al (o la) eventual líder en el Comité Municipal Campesino de Guasave.

No sólo aumenta el número de aspirantes con posibilidades, sino que, para algunos analistas, se incluyen en la línea de la sucesión, por el mero hecho de los nombres de dos mujeres guasavenses, por aquello de la “equidad de género”, la cual para este caso estatutariamente no aplica, tampoco existe impedimento.

Así pues a la lista de “puros machos” que estaba vigente hasta antes de la decisión de la Moreno y encabeza Francisco Urías Sánchez, seguido de Blas Rubio, Gildardo Contreras, Eliseo Armenta y Rosendo Camacho, se suman las damas Lorena Castro y Águeda Valenzuela.

A ambas se le conceden posibilidades, primero por su calidad de mujeres para estar a tono con la dirigente estatal, y enseguida en razón a la estrecha relación de amistad que las liga.

Lorena Castro es comisariada del ejido Palos Blancos, en tanto que Valenzuela, también de por aquellos rumbos, cuenta a su favor, de ser actualmente parte del cabildo, aunque para algunos ninguna de las dos reúne las características políticas que se requieren y harán falta, llegado el momento de las campañas electorales del próximo año.

Si lo de las dos mujeres es una mera finta o en realidad las tomarán en cuenta al momento de la decisión, no lo sabemos, pero de lo que no hay duda es que las posibilidades de suceder a José Luis Favela las siguen encabezando Francisco Urías y el exdiputado Blas Rubio.

Otra de las incógnitas que encierra el proceso de designación del nuevo presidente de la CNC en Guasave, es qué rumbo tomará el “dedo” de Diana Armenta, que para los especialistas en el tema es quien “será mano”, o dicho en otras palabras, el fiel de la balanza.

Hasta lo que sabemos en el caso de Francisco Urías hay de por medio un compromiso que se hizo durante la campaña para la alcaldía, en el sentido de que contaba con su apoyo, en pago de compensación después de que le arrebataron de fea manera una suplencia a diputado local en el proceso anterior en la que trabajó intensamente a favor de Diana Armenta.

Si de aquellas fechas a la actualidad para Francisco Urías se descompusieron las cosas, es algo de lo que los factótum no han dado señales o si él mismo las ha recibido de parte de quienes reparten el queso.

Lo que sí a muchos expertos en política les causó extrañeza fue que al coordinador general de la campaña de Diana Armenta, o sea el ex diputado Blas Rubio, no le haya dado ningún cargo en el gabinete, cuando eso es una regla no escrita.