Selecciona tu región
Opinión

5 acciones del KARMA para la buena fortuna

SIETE ALMAS

Por Fidel Reyes López

-

Hola que tengas un extraordinario día. 

¿Cómo estás? espero que estés muy bien, te deseo lo mejor y que tengas un excelente día, como una extraordinaria semana, un abrazo para ti y todos tus seres queridos ¡Éxito siempre! 

Quiero compartirte una reflexión “El karma no es un motor inviolable del castigo cósmico. Más bien, es una secuencia neutral de actos, resultados y consecuencias” 

Platicar del karma; es platicar de la vida, las acciones y las reacciones que tenemos en cada momento, cada instante en nuestra vida y la muerte. 

Por este motivo, el concepto del karma es representado como acción que regresa con el mismo resultado que fue sembrado al ser de igual magnitud en sentido contrario; es como si fuera una ley de la física “De lo que siembras cosechas”. Por eso, el día de hoy quiero escribir esta reflexión para poder compartir contigo algunos puntos de vista de este principio que he aprendido en uno de los monasterios budistas en Tailandia. 

Uno de los momentos importantes es identificar nuestras acciones diarias, analizar las acciones y sus consecuencias; podríamos decir que es la siembra de la mala fortuna o de la fortuna virtuosa. 

La mala fortuna. 

Hablar de la mala fortuna, es citar algunas acciones negativas como: 

- Sembrar muerte. 

- Robar. 

-Conductas sociales y sexuales inapropiadas. 

- Las palabras que denigran a las personas. 

- Las acciones con malicia. 

- Sostener y aferrarse a creencias erróneas deleitando al EGO. 

- Mentir. 

- Sembrar odio. 

Parece una serie de perturbaciones mentales que están todos los días en nuestras acciones diarias o que pueden ser muy comunes en nuestra vida; por eso quiero compartir algunas acciones para generar buen karma y cosechar fortuna virtuosa. 

La buena fortuna. 

En esta ley de causa y efecto una de las enseñanzas de alguno de mis maestros fueron la de realizar las siguientes seis acciones virtuosas: 

1.- Sembrar para este futuro inmediato. 

Si hoy siembro compasión, el día de mañana recibiré compasión; si siembro confianza recibiré confianza; si siembro comprensión o actitudes positivas, tendría actitudes positivas  y comprensión. 

Es solamente sembrar sin esperar el resultado sin saber cuanto tiempo pueda recuperar esa cosecha; sin embargo, sembrar mi buena fortuna empieza el día de hoy y en cada momento, empezando hoy; es hacer una lista de acciones positivas en el presente. 

2.- Crear los cimientos positivos. 

Generar un sistema diario para tener estos cimientos positivos es una forma de hacerlo permanente como algo tan necesario para no dejar al azar mi buena intención y fortuna. Es más bien generar mis hábitos en un sistema que diariamente pueda contribuir a la fortuna virtuosa y que me lleve a un solo objetivo que es ir mejorando constantemente. 

Este sistema personal y único para mí, que pueda hacerlo como un check list diario; por ejemplo, podría tener un cuaderno o en mi agenda de Google calendar, mis citas y mi  sistema de acción diaria de buena fortuna. Es generar hábitos dorados e ir mejorando como si fuera la bitácora del trabajo. 

3.- Quitar huellas del pasado. 

Dejar atrás las cadenas que nos generan sufrimiento, rencores, odios, etc… Parece sencillo, pero a veces nos aferramos al sentimiento de sufrimiento y placer momentáneo que nos da. (En lo particular esta es la acción que me ha costado más dejar ir) 

Como ejemplo el sufrimiento que cargamos de 5, 10, 30 años atrás es dejarlo ir. Aunque también hay huellas del día de ayer que me generó sufrimiento y perturbaciones mentales. 

Hoy puedo empezar este día de borrón y cuenta nueva, para generar karma virtuoso o buena fortuna; buscando olvidar lo que ha sucedido y volver a vivir este momento. 

4.- Crear causas virtuosas para un futuro. 

Todos tenemos la capacidad de visualizar un día, una semana, un mes, un año e incluso nuestra vida entera y ver lo extraordinaria que puede SER. Aunque estemos pasando momentos difíciles tal vez podríamos imaginar y crear este futuro virtuoso teniendo una  meta para buscar SER. Para efectos prácticos yo puedo todos los días visualizar mi día, mi semana, mi mes y mi vida. Buscando transformarse constantemente y crear las condiciones virtuosas en la siembra desde la visualización. 

5.-Al recorrer nuestro camino a de llegar al final con la muerte y podría anhelar una vida con satisfacción de sentir amor por haber vivido en plenitud. 

A pesar de que hemos vivido diferentes situaciones por Covid-19 o por otras enfermedades, pasando en estos años de nuestra vida tal vez podríamos llegar a final del camino con una sonrisa y una paz de haberse preparado y vivido plenamente al presentar el examen más importante de nuestra existencia; la de nuestra muerte, sin remordimientos, sin reproches, sin rencores, ya que todo está en nuestra mente y todo está en que queramos o decíamos llegar a este momento satisfechos con amor propio. 

La reflexión final. 

El karma: hoy, mañana y siempre; será  lo que siembro… yo cosecharé. Por eso la importancia de hacer siembras virtuosas, que me ayuden a mejorar como persona, transformándome todos los días a través de un sistema que me lleve a ser mejor. 

Que hoy pueda construir mi futuro con buenos cimientos, olvidando las cosas del pasado y creando causas positivas para una vida; creo que vale la pena probar y experimentar estas acciones ya que todos queremos ser felices y nadie quiere sufrir. 

A veces sufrimos por nuestras perturbaciones mentales y por nuestras malas acciones que hemos sembrado y que llegan a madurar convirtiéndose en  la mala fortuna. 

Al hacer este artículo recuerdo que mis acciones tienen que ser conscientes y tratar de evitar otras que me generen una mala fortuna… Te agradezco por leerme y por despertar en mis  ganas de comunicar algunas cosas que he aprendido en Asia a través de mis viajes y experiencia propia. 

Eternamente gracias 

Síguenos en