Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

5 meses y nada

GUASAVE

Han transcurrido ya cinco meses del plazo que establece la Ley Federal del Trabajo para el pago inexcusable de aguinaldos a los trabajadores, cualquiera que sea su rubro, y es hora que la Junta Municipal de Agua Potable no ha cubierto a la mayoría de sus empleados esa prestación.

Ciertamente la anterior administración de la paraestatal dejó virtualmente en ruina las finanzas, causa por la cual la presente no ha podido cumplir con esa obligación laboral y razón en la que se escuda la autoridad para no hacerlo.

Habría que decir sin embargo que el hecho de que quienes manejaron la Jumapag en el pasado trienio hayan hecho un desastre de su economía, no es ninguna justificación para eludir el problema.

Si algo hay sagrado en este país son los sueldos y prestaciones a las que tienen constitucionalmente derecho los trabajadores, y en este caso hay una evidente violación que ninguna autoridad quiere ver.

Son cientos de trabajadores de Jumapag cuyo presupuesto familiar ha sido severamente trastocado, algo que sin duda, al no pagar el aguinaldo se constituye en un delito por el que nadie, ni los que se fueron, ni los que llegaron, se quiere hacer responsable.

Es tiempo ya que la actual administración se deje de lamentaciones sobre lo que hicieron sus antecesores a quienes hay que esperar, si acaso hay razón, a que sobre ellos opere la justicia.

En ese sentido si hay delitos que reclamar que lo hagan, como ya lo hicieron, ante la autoridad competente, pero que eso no sirva de pretexto para eludir la responsabilidad que tienen frente a los trabajadores.

Así las cosas, sería entonces prudente que el nuevo gobierno se sensibilice ante el problema que afecta a los obreros de Jumapag y proceda a resolverlo, porque si no lo enfrentan con soluciones, la justificación que están esgrimiendo desde hace casi medio año no les va alcanzar para seguir dándole la vuelta a una obligación que les guste o no contrajeron al momento de tomar posesión.