Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

A como te ven, te juzgan, y te califican delincuente

HISTORIAS Y AVENTURAS

El silencio y la soledad van de la mano, es hermoso sentir a veces, que estamos sin nada en el mundo, porque solos nacimos y así también habremos de morir.

No tiene la culpa la empresa, ni los propietarios, ellos la forjaron con el producto de su tesonero esfuerzo y su trabajo, pero los empleados que sólo piensan en cuándo salir y en cuánto van a ganar, todo lo echan a perder.

En esta ocasión, la historia se marcó en la vida de quien esto escribe; fuimos confundidos cual vil delincuente, maltratados y casi sentenciados a la horca, por la cajera de una tienda especializada en plomería, nomás por nuestra forma de vestir y de usar una gorra, y porque en ese momento carecíamos de una identificación oficial.

Ya veíamos llegar a "Chuy Toño" en su flamante patrulla negra a detenernos con todo su sequito de elementos de seguridad, por incurrir en "graves faltas".

Resulta que a las 18:46:55 horas del día 28 de abril de 2014, nos apersonamos a la "Kuroda" sucursal Palmito a adquirir una llave mezcladora, donde nos atendió el vendedor de mostrador número 071, José Luis Sarabia, con él, todo bien, hasta se sintió apenado.

Pero a la hora de pagar los 772 pesos con 87 centavos con tarjeta de débito, se armó la trifulca en la caja

"Identifíquese" –Fue la primera frase- "¿A qué se dedica, dónde vive, quién es su familia, por qué va a pagar con tarjeta, es suya o de quién, quién lo conoce aquí?, a ver, diga algo" –Todo eso y más espetó la cajera.

Y con la cola entre las patas le confesamos que no traíamos identificación, "No le puedo vender, ¿Qué no ve el letrero, o no sabe leer o qué?." –Dijo- "Pues ni modo". Pero en ese momento aparecieron los nuevos santos Juan XX111 y Juan Pablo segundo, y nos hicieron el milagro con la factura PA 15598517….Gracias a Dios que compramos la mezcladora, y ahora sí, "A fregar" los trastes a gusto con el axión y el fab, y a restregar el cochambre con una fibra, y con un rasposo estropajo de fierro.