Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

“A cuentas” Madero y Navarrete ¿Qué buscará Morena en el DF?

Por: Katia D'Artigues

Terminada la elección, comienzan ya las recriminaciones. Duro y tupido les está lloviendo, sobre todo a Gustavo Madero y Carlos Navarrete, los presidentes del PAN y el PRD que perdieron tanto en esta elección. 
Pese al argumento navarretista de la izquierda está más fuerte que nunca —lo cual es cierto: las distintas fuerzas sumadas serían la segunda fuerza electoral, por sobre el PAN y rivalizando con el PRI— en el PRD deben aceptar que o cambian o pronto serán intrascendentes. 
Para muestra la casilla en la que votó Navarrete: el PRD quedó en tercer lugar tras el PAN y Morena. Parece karma: estaba en Zempoala esquina... ¡La Morena! 
Es hora de dejar atrás la soberbia, por varios lados. La del PRD al desdeñar a AMLO, y la de AMLO al decir que no necesitan a los demás y que son la única verdad y el camino. 
En Morena, pese a sus resultados espectaculares de este domingo para un partido debut, las próximas elecciones se jugará mucho más. Son fuerzas que se necesitan unas a otras, también, sobre todo a Movimiento Ciudadano y al PT, si conserva el registro. 
¿Lo lograrán? Quién sabe. En la izquierda mexicana, históricamente dividida, parece realidad esa paráfrasis del himno mexicano: una corriente en cada hijo te dio. Si no se pudieron contentar con AMLO antes de que dejara el PRD, ¿ahora sí? 
En el PAN también ya comenzó el ajuste de cuentas para Madero. Ayer mismo Ernesto Cordero aseguró —y tiene razón— que el PAN va retrocediendo. 
Margarita Zavala en un video que subió a YouTube, dijo: “A nivel federal es el peor resultado que hemos tenido desde 1991; desde hace 25 años no teníamos ese porcentaje de voto. Esto se da, además, cuando el PRI y el gobierno tiene el peor nivel de aprobación y su desprestigio es tan evidente”. Bajita la mano, como es su estilo, dice que Madero tuvo “otras prioridades” y que le dio sensación de abandono a ciertos candidatos. 
No lograron ni los votos de la elección del 2012 y menos la del 2009 cuando —cof, cof— Germán Martínez renunció al día siguiente. Valdría la pena que Madero leyera el estupendo texto que Germán Martínez Cázares publicó en Nexos: “PAN: Ética de la dimisión”. http://www.nexos.com.mx/?p=25125 
Y peor porque los candidatos que él apoyó con todo, Javier Gándara (y el gobernador Guillermo Padrés) y Jorge Luis Preciado no habrían ganado. Digo “habrían” porque lo cerrado de la elección de Colima —el único empate al que le atinaron las encuestas— aún puede irse para otro lado pese a que Enrique Peña Nieto le habló ya al candidato del PRI, Ignacio Peralta, para felicitarlo. 
Sobre él pesará la decisión de no haber nombrado a Margarita Arellanes a Nuevo León quien hubiera —ese verbo mañoso que no existe— quizá, hecho una mejor campaña que Felipe de Jesús Cantú y el triunfo en Querétaro de Pancho Domínguez es de una corriente más bien calderonista. También el de Carlos Mendoza Davis en Baja California Sur. 
A ambos les convendría la reflexión de si ser una oposición tan mansa al PRI y al gobierno en particular les sirvió… o no. 
Al que le va bien yendo a puestos que, al principio, no quiere es a Ricardo Monreal. Le digo por qué: el ahora delegado electo de la Cuauhtémoc ya van dos veces que pese a que no quería irse a una posición al que lo mandó su líder, AMLO, gana. 
La primera vez fue en el 2006, cuando muchos suponíamos que AMLO ganaría las elecciones presidenciales y él tomó como un desaire que lo mandara al Senado cuando quería ser secretario de Estado. El resultado lo sabemos: AMLO perdió la Presidencia y Monreal fue uno de los poquitos del equipo cercano que se quedó con hueso y más importante: reflector. 
En la Cuauhtémoc fue igual. No quería. Los números no le daban. Pero fue haciendo campaña —hay que reconocerlo: sí la hizo— y ganó, aunque ahora el PRD quiere impugnar (aunque hasta José Luis Muñoz Soria perdió en su casilla y también el delegado saliente, Alejandro Fernández). 
Por eso, ahora que mejor no diga que quiere ser jefe de gobierno. 
Por cierto, en el DF Morena peleará las delegaciones Gustavo A. Madero e Iztacalco que quedaron a menos de un punto. También Iztapalapa y otras, pero ese es un derecho al pataleo. Por lo pronto le nuevo partido ganó mayoría en la Asamblea. 

“Gobernautas”, así los bautizan en un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre el uso de redes sociales por gobernantes de Latinoamérica. 
Está muy interesante y lo pueden descargar en http://gobernauta.org Aunque la mayoría tienen redes (como un dato: uno de cada cinco alcaldes tienen cuenta en Twitter y Facebook) casi todos las usan para dar información y no contestar directamente, es decir, no interaccionan… sólo lo hace 1 de cada 10. 
Interesante es saber que la mayoría del contenido de las redes es gestionada por consultores externos y más si están en crisis. No forma parte, aún, del sistema organizacional de comunicación del gobierno. 
Hay candidatos que nomás ganaron se enferman o tienen que reposar. Está Cuauhtémoc Blanco quien está hospitalizado por motivos del estómago de tanta fritanga que se comió en campaña y también Silvano Aureoles quien ya estaba lesionado de su rodilla. 
Menciono esos que ganaron porque los que perdieron, pobrecitos, ya nadie los pela. Seguro muchos y muchas ya comenzaron con antidepresivos. Como muchos no tienen trabajo, la secretaría de Salud debería implementar un programa de emergencia. 
Felipe González finalmente fue a Venezuela para intentar ser asesor del equipo de defensa de Leopoldo López y Antonio Ledezma; pero estuvo poco más de 24 horas ante la negativa del gobierno de Nicolás Maduro de que los opositores a su gobierno recibieran visitas, y de que el ex mandatario asistiera a la audiencia judicial. 
La salida del González se debe también a que el Congreso lo declaró persona non grata. 
Ella lo dijo: 
—Varias veces a mí me tocó guardar muchas maletas (con dinero): Gisela Peraza, trabajadora del hogar de Guillermo Padrés, quien acaba de salir de la cárcel después de 4 años acusada de robar dinero, cosa que ella asegura que nunca hizo. Las maletas de dinero que guardó, ¿para qué habrán sido? Peraza presentará una acusación al gobierno de Padrés.