Opinión

A todo lo que dan

LOS MOCHIS

Por: Redacción

Algunos con más acento que otros, funcionarios federales, estatales y municipales trabajan para posicionarse entre el electorado con el fin de lograr la candidatura del Partido Revolucionario Institucional a la diputación federal en Ahome.

Y lo hacen aprovechando los vacíos de la ley electoral y, sobre todo, por ser tolerados y hasta alentados por "sus superiores".

Esto no puede tener otra explicación porque nadie los para. Así, los funcionarios realizan reuniones, declaraciones, usan las redes sociales, aprovechan los eventos oficiales para "salir en la foto", es decir, traen un activismo incontrolable.

Algunos más que otros, pero suficiente para que los ahomenses ubiquen a los que se muestrean y que sin lugar a dudas en uno de ellos va a quedar la candidatura tricolor: Bernardino Antelo Esper, director de Desarrollo Social; Carlos Balderrama, presidente del Consejo de Desarrollo de Sinaloa; Mario Zamora Gastélum, coordinador regional de Financiera Nacional de Desarrollo, y Jesús Antonio Marcial Liparoli, subsecretario de Gobierno.

Puede decirse que este último vino a "calentar" el ambiente en virtud de que de la noche a la mañana apareció "echado para adelante" por la diputación federal después de salir de una enfermedad que lo postró en cama. Su activismo es porque está retrasado, pero provocó una reacción en contra al grado de que líderes del PAN y PRD pidieron su destitución por su precampaña.

Y para no perder lo ganado, los otros también se reactivaron porque a Marcial Liparoli no lo "pararon".

Por eso, los analistas dicen que todo esto es por un gobierno permisible, y otros, sobre todo de oposición, exigen suelo parejo.