Opinión

AMLO levanta pasiones

Por  Tomás Chávez

Andrés Manuel López Obrador durante su visita a Los Mochis.(EL DEBATE)

Andrés Manuel López Obrador durante su visita a Los Mochis. | EL DEBATE

Desde que se anunció su visita a Los Mochis, Andrés Manuel López Obrador empezó a levantar pasiones, pero estas se exacerbaron desde su llegada al aeropuerto: nada más saliendo un grupo de manifestantes lo estaban esperando, con una especie de piñata colgada simbolizando al alcalde Guillermo Chapman, y también los integrantes del colectivo Aquí no que se oponen a la planta de fertilizantes. Ante los reclamos de los segundos ofreció hacer una investigación porque le han dicho que hay muchos intereses en juego, y “no me chupo el dedo”.

En el trayecto del aeropuerto a la ciudad deportiva se tuvo que venir parando constantemente porque grupos de simpatizantes y manifestantes le pedían que los atendiera, pero desde temprana hora decenas de transportistas de carga se estacionaron en las calles aledañas al lugar donde se llevó a cabo el evento para protestar porque particulares los desplazan del transporte de cosechas.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

En el mismo recinto a su llegada encontró mantas y grupos de protestantes exigiendo que se castigue la venta de plazas y la corrupción en el CBTIS 43, otros que pedían una auditoría a la Universidad Autónoma de Sinaloa del 2005 al 2019, también campesinos unidos de Sinaloa que le decían que los funcionarios y sus colaboradores lo están engañando, que no le dicen la verdadera realidad de Sinaloa.

Al inicio hubo un zipizape, un duelo de porras entre un grupito de mero atrás que de pronto empezó a gritar “fuera Quirino”, a lo que le contestó el conglomerado de funcionarios del Gobierno del Estado a coro “Quirino, Quirino, Quirino”. El mismo López Obrador durante su intervención se encargó de frenar en seco esta protesta el declarar que el gobernador Quirino Ordaz es buen amigo, que siempre se ha portado bien y que se necesita la unidad de todos.

El presidente se sacó un as de la manga al ceder el micrófono a Ricardo, un joven discapacitado a quien designó su orador. Al final cerró asegurando que no le va a quedar a deber nada a los sinaloenses, por el contrario que les va a dar más, con creces y se comprometió a acabar la corrupción que se llevaba todos los recursos destinados a la agricultura, educación y salud: “Me canso ganso”.

Durante su intervención, el gobernador Quirino recordó que venían de Tijuana, donde con una multitudinaria concentración celebraron que se hay firmado el convenio para que Donald Trump diera marcha atrás en su intención de fijar aranceles a las exportaciones mexicanas, pero además dejó en claro que se gobierna para todos, sin distinción de partidos y colores, en beneficio de Sinaloa y de México.

Hubo también gente descontenta, morenistas puros que se inconformaron de ver a operadores priistas en primera fila, a “changos mecateros”, los calificaron que ahora se acercan a AMLO y aparentar que lo apoyan, pero en beneficio personal.

Popurrí. El líder del PAS, Héctor Melesio Cuen, estuvo antier y ayer en Los Mochis, pero aclaró que venía nada más al velorio del exvicerrector de la UAS Reyes de Jesús Cárdenas Félix, y que no asistiría al evento de Andrés Manuel López Obrador porque lidera un partido independiente.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo