Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

AMLO y la Conago

 PUNTO DE VISTA

Por: Teresa Guerra

Quirino Ordaz y López Obrador juntos en la Conago.(Foto: El Debate)

Quirino Ordaz y López Obrador juntos en la Conago. | Foto: El Debate

LA CONAGO EN TIEMPOS DE AMLO. Ningún gobernador busca pelearse con el presidente —seguramente porque temen que puedan ser castigados desde el Poder Federal y en el presupuesto— todos buscan congratularse con el primer mandatario; eso se vio en la reunión de la conferencia nacional de gobernadores con López Obrador, celebrada el martes de esta semana. Aún cuando algunos previamente habían manifestado desacuerdos con la figura de los superdelegados (como se llama a quienes concentrarán, a nombre del gobierno federal, la coordinación de varias delegaciones) por su injerencia en temas de seguridad y el manejo de los dineros, como fue el caso de Silvano Aureoles de Michoacán y Enrique Alfaro de Jalisco, finalmente, el presidente y los gobernadores guardaron sus diferencias y salieron todos contentos de la reunión, sobre todo porque AMLO les prometió que no habría nombramientos de los superdelegados como secretarios técnicos en las coordinaciones estatales de seguridad ni tampoco concentrarían el manejo de los dineros federales.

Hubo un buen clima de coordinación, todos posaron sonrientes para la foto e intentaron confirmar cercanía y empatía con el actual presidente, y aunque algunos de los mandatarios eran amigos cercanos de Enrique Peña Nieto, aplicaron la frase: “muera el rey, viva el rey”;  como el caso del gobernador del Partido Verde Manuel Velazco, quien en su momento fue gran aliado de Peña Nieto, pero en el declive de su presidencia se acercó a AMLO en la contienda, y hoy es de los primeros en la fila de gobernadores cercanos a López Obrador, como se le vio durante la reunión de la Conago y en la fotografía oficial.

En la política, cuando el poder se les acaba a los gobernantes, muchos de quienes se decían sus amigos y aliados terminan abandonándolos y mutan a donde está el poder; por ello ahora varios de los proclives a Peña Nieto y al PRI-AN se dicen ser “totalmente morenos”. ¿O no?

¿Y EN SINALOA? Quirino Ordaz presumía su cercanía con EPN, jugaba golf con él, sin embargo, hoy también busca confirmar su empatía con López Obrador, no solo por las fotos que sube el gobernador, donde luce a un lado de AMLO, sino que Quirino afirma que tienen los mismos propósitos que el presidente, porque él también es partidario de la “austeridad republicana” y de los recortes de la burocracia. ¿Será?

Lo real es que desde la campaña se habló de acuerdos entre algunos del equipo de AMLO (sobre todo de Ignacio Mier, delegado de Morena en Sinaloa) con Quirino Ordaz, incluso se llegó a decir que había un “pacto de no agresión”, y que la incursión de Rocha como candidato al Senado era muestra de ese buen entendimiento. Nunca se confirmó ese pacto, lo que sí es real es que AMLO, en sus visitas a la entidad como candidato, nunca criticó a Quirino, y que lo trata con respeto, como se percibió en la visita de López Obrador al Palacio de Gobierno en Culiacán.

A lo mejor por ello en el Congreso del Estado también han guardado “los cuchillos” y le han bajado a la confrontación con el mandatario de Sinaloa; porque, salvo el tema de las cuota ejidal, no hay grandes cuestionamientos al gobernador, ni con motivo del informe, ni en otros puntos, incluso se sabe que por esa razón hay rispideces y diferencias entre las y los diputados de Morena en Sinaloa. ¿Será?

Sin embargo, el Químico Benítez, alcalde de Mazatlán, camina por otra ruta. ¿Será?

En esta nota: