Selecciona tu región
Opinión

Hacer política, más política, mucha política

IDEAS PARA LE CAMBIO 

Por Aarón Sánchez

-

El poder político no se comparte. El gobernador Rubén Rocha no solo destituyó a un integrante de su gabinete, sino que también decidió romper una importante alianza política. Seguramente fue una medida largamente pensada, pero al final se consideró necesaria. A raíz de este suceso, muchas cosas van a cambiar en Sinaloa. 

¿Fue acertada la decisión del gobernador? Evidentemente que sí. Aquella sentencia de Cuen al afirmar que “vamos a cogobernar”, marcó una relación de deterioro político. Además, Cuen siempre ha sido un político con iniciativa e ideas propias. Era insostenible su papel de subordinado, y se convirtió en un funcionario incómodo. Pero ahora Cuen tendrá mayor libertad de acción política.

Al separar a un aliado incontrolable, el gobernador fortalece su posición política y crea el escenario para tomar otras decisiones. Pero también transmite un mensaje hacia quienes no se han alineado a su política. Sin embargo, al mismo tiempo, tendrá que enfrentar nuevos riesgos: uno de ellos estará al interior del partido Morena. 

Morena es una especie de oscuro objeto del deseo. El conflicto interno tiende a crecer. Cierto es que Rocha controla una buena parte de ese partido. Pero también los alcaldes de Mazatlán, Culiacán y Ahome tienen a su servicio buena parte de la estructura partidista. Además, Cuen afirma que continuará estrechamente vinculado a la dirigencia nacional de Morena. 

Esta situación es un verdadero problema para el gobernador Rocha. Pero su accionar político apenas empieza. Ya hizo a un lado a Cuen, pero aún tratará de reducir su influencia política mediante la cooptación de diputados locales y regidores. Es posible que también realice acciones para tratar de cortar el cordón umbilical de Cuen con la UAS.

De igual manera, es de esperar que haya más presiones para incorporar a todos los alcaldes a su política de gobierno. Es claro que, en el futuro inmediato, los riesgos políticos para el gobernador siguen estando entre las propias filas de su partido y de sus aliados. Los partidos opositores como PAN, PRI, MC o PRD, hoy por hoy no representan amenaza alguna. 

Rubén Rocha es el gobernador con mayor fuerza política que ha tenido Sinaloa. No solo ganó holgadamente las elecciones, sino que tiene control absoluto del Congreso del Estado y de los municipios de la entidad. Ningún ejecutivo ha tenido estas extraordinarias condiciones. Por eso, la fuerza de Rocha es real e inobjetable, y quiere estar preparado para la contienda del 2024.
Lo ocurrido ahora es apenas el inicio. El objetivo es alinear a todos los grupos de la entidad para garantizar los resultados deseados por AMLO en el 2024. Quienes hoy muestran simpatía anticipada hacia algún aspirante, tendrán que esperar a la señal que les haga el gobernador. Como dijo un innombrable, lo de hoy es hacer política, más política, y mucha política. Y esa solo la hace el que manda. 

Síguenos en