Opinión

Aarón Irízar junta canicas para jugar por la gubernatura

HISTORIAS Y AVENTURAS
Avatar del

Por: Rosario Oropeza

No existe registro alguno en los libros de records de Guinness que mencione que algún político piensa primero en el beneficio de los demás, que en el propio.

Las canicas o "boliches", como comúnmente les llaman los niños, son unas bolitas que conforman un juego tradicional en varias partes del mundo, y nuestra región no es la excepción; todos en alguna etapa de nuestras vidas las hemos utilizado.

Su origen proviene de la palabra germana knicher y en cada país o región reciben distinta denominación: Canicas, bolitas, bombachas, agüitas, diablitos y etcétera. Se les conoce por su estilo como: "agüitas, azules, verdes, ámbar, transparentes, de trébol" y varias más, y a las grandes se les dice "Catotas".

Se juega con ellas, "al hoyito, la rayita, la rueda, el cocol o el rombo" y los tipos de tiro son: "uñita, paradito, agachadito, de torrecita, pata de garza y taquito".

La modernidad tecnológica ha desplazado el uso de las canicas, al igual que ha ocurrido con el trompo y el yoyo, sin embrago hay quienes se resisten a renunciar a este ancestral juego y lo intentan poner de moda, tal como es el caso del actual senador de la República por Sinaloa, Aarón Irízar López, quien ha retrocedido en el tiempo y quiere jugar "a la boliche".

Sus rivales de momento son: David López Gutiérrez, Heriberto Galindo Quiñónez y Daniel Amador Gaxiola, más los que se apunten, todos aspirantes a que el PRI los nomine candidatos al Gobierno de Sinaloa, en las próximas elecciones para decidir quién reemplazará a Mario López Valdez en el 2016.

De momento, Aarón Irízar está "juntando canicas", pero no pretende comprarlas, aspira a reunirlas en diferentes partidos que se dedica a jugar y que quiere ganar en contra de quien se le atraviese en el camino y decida contender. ¿Quieres jugar a las boliches?