Selecciona tu región
Opinión

¿Cómo van las campañas?

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por Aarón Sánchez

-

Al finalizar la semana, habrá concluido la mitad de la campaña electoral. Los candidatos a la gubernatura de Sinaloa ya recorrieron la entidad (aquellos que hayan podido hacerlo) y también se llevó a cabo el primer debate público. Ahora es momento propicio para reflexionar sobre cómo van las campañas y evaluar qué está funcionando y qué deberán cambiar.

De entrada, habrá que admitir que las campañas son bastante asimétricas. De hecho, se ha polarizado entre dos candidatos. Por una parte, Rubén Rocha representando a Morena y el PAS. Por la otra, Mario Zamora representando al PRI, PAN y PRD. Puntos más o puntos menos, después del debate quedó claro que existe empate técnico entre ambos. Lo interesante es conocer el tipo de campaña que ambos llevan a cabo.

Rubén Rocha tiene una campaña muy selectiva. Es decir, sus eventos son pocos y están organizados por el Partido Sinaloense. Se tiene muy poca presencia de Morena. De hecho, algunos grupos de Morena están haciendo llamados a sus simpatizantes para que, al momento de votar, lo hagan por Morena y no por el PAS. En el PAS sucede justo lo inverso.

Leer más: ¡Del "Honorable Congreso" al "Despreciable Congreso"!

Además, los Gobiernos morenistas de Culiacán, Mazatlán, Guasave y Ahome están muy cuestionados por su falta de resultados. También los actuales candidatos a esos cargos son abiertamente opositores a Rubén Rocha, aunque sean de su mismo partido. Entonces, Rocha está navegando aún en contra de aliados y de sus propios compañeros de partido.

Poca actividad de campaña, escaso apoyo de Morena en los eventos, protagonismo del PAS, creciente conflicto entre Morena y PAS, mal desempeño de Gobiernos morenistas y choque con los candidatos a presidentes municipales conforman una verdadera tormenta perfecta para la campaña de Rubén Rocha. Tendrá que tomar decisiones de fondo para protegerse, no de sus adversarios, sino de sus partidarios y aliados que le ponen muchos obstáculos. Ahora va a contracorriente, se hunde y se aleja del triunfo.

Leer más: La extensión, una tentación en Palacio

En el caso de Mario Zamora, este tiene una campaña de intensa movilización por la entidad y transmite bastante energía. Sin duda, está creciendo. La incertidumbre es si tendrá tiempo suficiente para rebasar a su adversario. Además, a casi un mes de campaña, diversos grupos sociales aún no han sido convocados por el candidato, y en algunos municipios le falta mayor posicionamiento. También debe acercarse a los grupos sociales irritados contra el Gobierno de la 4T, y son muchos.

Zamora tiene la ventaja de que los candidatos municipales de la alianza tienen fuerza política regional y su trabajo electoral suma fuerza al candidato a gobernador. Por eso, Mario Zamora está creciendo, tiene mejor posición competitiva y se acerca al triunfo electoral. Aún así, necesita ciudadanizar más su candidatura y trascender a los partidos, para atender a múltiples grupos dispuestos a respaldarlo. Lo consideran como la única esperanza para salir adelante.

Síguenos en