Opinión

Crisis de desempleo masivo

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

Un joven trabajando en como limpia parabrisas en un crucero.(Foto: El Debate / Cristina Félix)

Un joven trabajando en como limpia parabrisas en un crucero. | Foto: El Debate / Cristina Félix

La crisis económica ya impacta al eslabón más débil de la cadena productiva. El propio Banco de México advierte que viene una crisis de desempleo masivo. Tan solo durante el mes de abril la fuerza de trabajo disminuyó en 12.3 por ciento respecto a marzo. Esta es una estrepitosa caída, que traerá consigo enormes repercusiones sociales en el futuro inmediato.

En marzo, la fuerza laboral en México era de 59.8 por ciento respecto a la población total. Pero en abril esta cayó a 47.5 por ciento. Es gigantesca la pérdida de empleos en tan poco tiempo. Aún así, el pronóstico para el mes de mayo luce escalofriante. Además, los micronegocios tenían 22.8 millones de empleados en marzo, pero en abril la cifra cayó a 14.7 millones.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Las cifras del Banco de México se corroboran con la información que proporciona el Inegi en materia de empleo. Según la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo, durante el mes de abril 12.5 millones de personas salieron del mercado de trabajo y dejaron de percibir ingresos. De ellos, 2.1 millones eran empleos formales y 10.4 millones empleos informales.

Mucho preocupa la crisis del coronavirus, y aún más la grave crisis económica, pero lo que ocurre en materia de desempleo es aterrador, por todas las consecuencias que ello traerá consigo. Millones de mexicanos están ahora sin ocupación y sin ingresos, y la cifra crecerá aún más. Además de la angustia que ello significa para las familias, en los meses por venir habrá más delincuencia e inseguridad.

Pese a la magnitud de los problemas que se avecinan, el Gobierno federal presentó un programa para crear 2 millones de empleos en lo que resta del presente año. Sin embargo, no se trata de empleos en el sentido estricto de la palabra, sino de entrega de dinero en efectivo a determinados grupos que están inscritos en los programas sociales del Gobierno.

Por ejemplo, equivocadamente se considera como creación de empleos la entrega de apoyos económicos en los programas Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida. De igual manera, se contabiliza como empleos generados los créditos de vivienda otorgados por el Infonavit y el Fovissste. Pero eso poco ayuda a la reactivación productiva del país.

Mientras los empleos formales se pierden, se pretende crear la falsa ilusión de que todo va bien y que los problemas se resolverán por sí solos. Pero los informes generados por el Banco de México y por el Inegi, entre otras instituciones oficiales, muestran que hoy existe una situación bastante difícil y que, desafortunadamente, lo peor aún está por venir.

Existe ahora un verdadero terremoto institucional. Todo se desmorona, y empieza a perderse la esperanza en el Gobierno y la gobernabilidad en el país. La pandemia puso al descubierto demasiadas ineficiencias y múltiples decisiones equivocadas. Más aún, mostró que el liderazgo político ahora carece de la fuerza necesaria para lograr un consenso nacional.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo