Opinión

Déficit de operadores políticos

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

Aspectos de la presa Boquilla en Chihuahua.(Foto: EFE)

Aspectos de la presa Boquilla en Chihuahua. | Foto: EFE

El presidente tiene un enorme déficit de operadores políticos. No puede solo. La complejidad de un país como el nuestro exige atención puntual a cada uno de los problemas. Cuando no sucede así, las dificultades crecen, se multiplican y terminan por asfixiar al Gobierno mismo. Y esto es lo que hoy ocurre en México. Nadie atiende los conflictos que surgen, porque no hay operadores eficaces.

Muchas situaciones pudieron haberse evitado con facilidad si, en nombre del presidente, personas con un poco de sentido común hubiesen realizado negociaciones adecuadas. Se pensó que este sería un Gobierno sensible hacia los grupos sociales, pero no es así. Los funcionarios responsables solo cumplen órdenes con torpeza desmedida, pero nunca explican las razones ni promueven el diálogo.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Por ejemplo, el caso del acuerdo internacional de aguas, que propició el conflicto con agricultores de Chihuahua. El tratado se ha venido aplicando con regularidad desde 1944. Pero justo ahora surge un problema que enfrenta a los agricultores con el Gobierno federal, y ya hasta vidas costó. Fue vergonzosa la expulsión de la Guardia Nacional, encargada de custodiar la presa La Boquilla. 

Pero también es vergonzoso ver que ahora hay intentos por desalojar a los agricultores, y que se utiliza a la UIF hasta para bloquear sus cuentas bancarias y también las de los Gobiernos municipales de la región. El problema aún crece. Además, que 10 gobernadores se hayan salido de la Conago es otro indicio de la enorme ausencia de operadores políticos.

La constante toma de casetas en carreteras, incluso hasta el bloqueo en vías de ferrocarril, y la creciente movilización de grupos sociales en todas las entidades son muestra de la falta de operadores políticos eficaces. Todos se quejan de la falta de atención gubernamental a sus problemas. Nadie los escucha, nadie los atiende, nadie les soluciona.

También los operadores políticos son muy necesarios en el propio Gobierno. La renuncia de funcionarios y las subsecuentes revelaciones internas han deteriorado enormemente la imagen gubernamental. Ya son varios casos. El último fue la renuncia del director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, quien se despidió exhibiendo graves irregularidades.

Los operadores eficaces siempre son piezas importantes. Son quienes se encargan de hacer negociaciones con grupos, organizaciones y personalidades. Suman apoyos y respaldos a favor del Ejecutivo. También suelen ser buenos consejeros. Tienen sensibilidad y astucia, son muy conocedores de los tiempos políticos y saben construir soluciones prácticas.

Desafortunadamente, todo el poder está concentrado en un presidente que pretende abarcar todo. Pero ya se le empezó a deshacer el país en sus propias manos. Ordena, pero quien ejecuta lo hace con torpeza, sin propiciar el diálogo, sin buscar consensos y sin construir los acuerdos sociales necesarios.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo