Opinión

El desastre nacional

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

Sitio donde se lleva a cabo la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador.(Foto: Cortesía)

Sitio donde se lleva a cabo la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador. | Foto: Cortesía

Algo se está haciendo mal en México. El presidente Andrés Manuel López Obrador surgió de un proceso electoral democrático y de elevada participación. Obtuvo más de 30 millones de votos, y ello le otorga legitimidad legal y política para gobernar. Sin embargo, las cosas no están funcionando adecuadamente. Hoy preocupa enormemente la falta de resultados del Gobierno. 

Aquella jornada democrática no fue suficiente para generar mayor prosperidad. El proceso electoral del 2018 tampoco definió con claridad el rumbo a seguir. No se sabe hacia dónde vamos como país. Tal situación genera desencanto entre los ciudadanos que emitieron su voto con la esperanza de superar añejos problemas. Actualmente, México va a la deriva. 

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Diversas decisiones de Gobierno están provocando creciente irritación social. Las instituciones públicas se encuentran debilitadas y han perdido capacidad de operación. Una absurda austeridad prácticamente paralizó toda acción gubernamental. Los problemas abundan y nadie hace nada. Las cifras oficiales dan cuenta de un enorme desastre nacional. 

Los pronósticos del Producto Interno Bruto señalan que 2020 será un año verdaderamente crítico. Se espera una caída de entre 8 y 12 por ciento. El Banco de México, el banco central, estima una reducción de 8.8 por ciento en el PIB. El FMI afirma que será de -10.5 por ciento. Además, según cifras del Inegi, alrededor de 12.5 millones de trabajadores perderán su empleo y sus ingresos. 

El IMSS informa sobre la fuerte caída en el empleo formal, así como el cierre definitivo de casi 7 mil empresas. Por su parte, Canacintra informa que 250 mil pequeñas empresas ya no abrirán sus puertas. Para el Coneval, 10.7 millones de mexicanos caerán en pobreza extrema, y 9.8 millones adicionales serán reclasificados como nuevos pobres. 

Durante el mes de abril, las exportaciones mexicanas a Estados Unidos disminuyeron en 48 por ciento. La inversión extranjera en el mercado mexicano de bonos bajó en 12 mil 500 millones de dólares durante el primer trimestre del 2020, y la inversión extranjera en la Bolsa de Valores se redujo en 30 por ciento tan solo en los primeros 4 meses del año. Además, ya empezó la fuga de capitales mexicanos.

El mercado interno se debilita con rapidez: las ventas al menudeo disminuyeron 20 por ciento durante el mes de abril. Y, por si todo ello no fuera suficiente, el Inegi dio a conocer que durante 2019 el nivel de corrupción se incrementó 7.5 por ciento respecto al año anterior. ¿Qué ha ocasionado todo este desastre que hoy existe en México? 

Se debe a la presencia simultánea de cuatro problemas: la economía, la inseguridad, el COVID-19 y la caída petrolera. Pero también a la insensatez política con que actúa el Gobierno federal. No ha sabido hacer frente a los problemas. Este Gobierno no tiene rumbo y todo lo improvisa. Sus acciones son ocurrencias sin sustento legal, técnico ni financiero. Pese a ello, existe una enorme miopía social ante esta preocupante situación.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo