Opinión

¿Habrá espacio para una tercera opción electoral?

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

Foto temática(Debate)

Foto temática | Debate

En Sinaloa se empiezan a despejar algunas dudas. Habrá entre seis y nueve candidatos a gobernador, pero seguramente la elección se va a polarizar solo entre dos opciones. Una, es la candidatura que determinen Morena y sus aliados; y la otra es la candidatura de unidad que surja de la coalición electoral entre PRI, PAN y PRD. 

La pregunta es si habrá espacio suficiente para una tercera opción electoral. Esta opción puede ser la de Movimiento Ciudadano o la que eventualmente surja del Partido Sinaloense, en caso de ir solos al proceso electoral. El resto de partidos que tendrán candidaturas a gobernador participarán solo de manera testimonial.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La atención electoral, y la competencia política durante la campaña, estará centrada en las candidaturas de Morena y de la coalición opositora. Se pronostica que la disputa entre ellos dos será particularmente intensa y de abierto enfrentamiento. Ello va a provocar que los electores se desentiendan de los demás candidatos participantes.

Por eso, es importante saber si esta lucha entre dos principales candidaturas dejará espacio para que otros candidatos puedan estar en la pelea con alguna posibilidad de triunfo. Todo dependerá de cómo evolucione la refriega entre Morena y la coalición opositora. En determinadas circunstancias, la polarización suele dejar espacio suficiente para un tercero en discordia.

Esa posibilidad la tendrían los candidatos de MC y del PAS. MC es un partido en ascenso en Sinaloa, pero inicia con una base electoral pequeña. Si quiere disputar la gubernatura, tendrá que desplegar una estrategia innovadora en materia política.

También deberá trascender sus espacios de partido y convertirse, realmente, en un movimiento de ciudadanos. 

Hasta ahora, MC se ha limitado a crear estructura partidista. Pero no ha tenido mayor impacto en la sociedad. Pasar de 2 al 4 por ciento en la preferencia electoral, sin duda, es un importante crecimiento, pero insuficiente para aspirar a ganar la elección.

Tienen un magnífico candidato, pero en lugar de ciudadanizarlo, lo están partidizando. Y esa ruta no presagia nada positivo.

El PAS continúa en la indefinición. No se decide entre participar en alguna de las dos alianzas o ir solo al proceso electoral. Pero su tiempo se agota y ya casi solo le queda esta última opción. Tiene un candidato fuerte para estar en el proceso electoral, pero no le es suficiente para ganar. Pero el PAS tendría también otra candidatura igualmente fuerte. Todo depende de lo que se decida en Morena. 

Independientemente de eso, tanto MC como PAS tienen la desventaja de estar en la parte baja de las preferencias electorales. Debido a ello, deberán realizar acciones de fuerte impacto político para entrar en la disputa por la gubernatura y tener posibilidades de éxito. El espacio para una tercera opción electoral es muy reducido y, hasta ahora, ninguno de ellos está trabajando para ocuparlo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo