Opinión

La disputa en Morena

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

Rubén Rocha, Guillermo Benítez e Imelda Castro(Foto: El Debate)

Rubén Rocha, Guillermo Benítez e Imelda Castro | Foto: El Debate

En Sinaloa, el partido Morena entró a una etapa política diferente. El proceso para definir internamente la candidatura al Gobierno estatal amenaza con ser bastante conflictivo y no necesariamente civilizado. Rubén Rocha, Imelda Castro y Luis Guillermo Benítez están en la contienda. Pero no serán los únicos. Hay negociaciones nacionales que modificarán el escenario político local.

El senador Rubén Rocha se ha movilizado por toda la entidad promoviendo sus aspiraciones. Se le considera candidato natural, por su experiencia y sus amplias relaciones políticas dentro y fuera de Morena. Pero es evidente que no tiene consenso en la militancia. Le reclaman no ser morenista legítimo y lo ven con desconfianza.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Rocha tiene larga trayectoria en la izquierda, y ya fue candidato a gobernador. Proviene de la filas del PRD, y al parecer esta es la causa principal de su rechazo. Los morenistas “legítimos” se oponen a que las tribus del PRD asuman los cargos que corresponden a Morena. Además, muestran recelo por el apoyo que tiene Rocha por parte de connotados priistas. 

Los opositores a la aspiración del senador están respaldando la candidatura del Químico Benítez, actual presidente municipal de Mazatlán. Benítez declaró que espera ser candidato a gobernador y aparecer en la boleta electoral. Y ya está trabajando para ello, y lo hace con un cambio de  estrategia. 

Una vez superado su problema de salud, el Químico adoptó cierto misticismo, pues en su enfermedad recibió un mensaje de Dios. Con esta nueva actitud, se ha vuelto muy accesible y popular. Atiende a la gente en la plazuela, se baja de su camioneta para saludar, y recibe a grupos de colonos que le demandan servicios públicos. A todos promete dar respuesta positiva a sus peticiones.

La senadora Imelda Castro también es aspirante al Gobierno estatal. Tiene posibilidad real, porque Morena tiene la intención de colocar a muchas mujeres en las candidaturas, y Sinaloa pude estar en ese caso. Castro es una mujer preparada y no tiene conflictos al interior de Morena. Pero tampoco cuenta con un respaldo suficientemente amplio, ni interno ni externo.

La disputa entre Rocha, Benítez y Castro pondrá a prueba la solidez interna de Morena. El riesgo de divisionismo o fractura es latente. Sus respectivos equipos están subiendo peligrosamente el tono del enfrentamiento. Carecen de árbitro y de reglas claras para procesar la candidatura. Por eso, esta nueva etapa de Morena será especialmente conflictiva, y se buscarán otras opciones.

Pero en el ámbito nacional, las candidaturas son negociadas con base en alianzas electorales. Morena tiene acuerdos con el Partido del Trabajo, el Partido Verde, y con los nuevos partidos Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social. Morena tendrá que ceder candidaturas a otros partidos. Seguramente el caso Sinaloa ya está en negociación. Al final, su candidato a gobernador puede no ser de Morena.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo