Opinión

A construir un nuevo futuro

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por  Aarón Sánchez

Aspectos de una casilla electoral.(Foto: El Debate)

Aspectos de una casilla electoral. | Foto: El Debate

Sinaloa tiene que construir un nuevo futuro. No se pueden ignorar rezagos existentes. Tampoco esperar a que los problemas se resuelvan por sí mismos. Así como ocurrió en otros grandes momentos en la historia regional, hoy también se requiere de un gran esfuerzo colectivo para propiciar una etapa de desarrollo diferente.

Existen problemas estructurales que no se han podido superar. La economía primaria se encuentra estancada, la industrialización es elemental, la infraestructura urbana es insuficiente, educación y salud presentan déficit de calidad, los gobiernos municipal y estatal carecen de financiamiento, los recursos naturales están amenazados, y el sistema político poco contribuye al desarrollo.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

No se trata de señalar culpables del deterioro. El Gobierno no puede solo, y la sociedad se ha alejado de los asuntos públicos. Aún prevalecen las frases de autocomplacencia que exaltan un falso regionalismo. Se afirma que la entidad es rica, que aquí están los mejores productores del país, que se tiene amplia capacidad exportadora, que hoy atraen inversiones, que existe pura gente de trabajo.

Pero en realidad nada de eso se sostiene. Solo son frases vacías, sin contenido ni sustento. Únicamente alimentan la banalización de la sociedad, de la economía y también de la política. Hoy es momento para decir basta a todo eso. El proceso electoral del 2021 es una gran oportunidad para definir qué hacer con Sinaloa de cara al futuro.

La política no consiste únicamente en ganar elecciones. Hoy se debe utilizar para ganar consensos, para establecer acuerdos colectivos y para unificar a la sociedad en torno a una idea de desarrollo. Sinaloa necesita crecer, generar empleos, elevar salarios, mejorar el bienestar social y tener instituciones públicas de mayor calidad y eficiencia.

Habrá que empezar a construir un nuevo futuro a partir de una agenda amplia e incluyente. Los partidos y candidatos que participen en el próximo proceso electoral tienen que convocar a la sociedad a definir un nuevo tipo de crecimiento social, productivo y político. Para lograrlo, necesitan promover un Gobierno diferente y una nueva forma de operatividad en los tres Poderes del Estado.

Durante la campaña electoral tienen que poner a discusión las reformas jurídicas que es necesario impulsar. Quizá impulsar una nueva Constitución o leyes que estimulen la inversión y la creación de empleos. También leyes fiscales y normativas para multiplicar la creación de nuevas empresas en todo el territorio estatal.

Tienen que decir qué proyectos estratégicos habrán de promover para modernizar la estructura productiva y dar contenido a un desarrollo de largo plazo. De igual manera, hacer propuestas para fortalecer el mercado interno y propiciar mayor desarrollo regional mediante el aprovechamiento productivo de la sierra, la pesca, la agricultura, la minería y la industria rural. Urgen sus propuestas.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo