Selecciona tu región
Opinión

Siete contra uno

IDEAS PARA EL CAMBIO

Por Aarón Sánchez

-

Empezó la campaña por la gubernatura de Sinaloa, y algo malicioso se puso en marcha. Las próximas semanas serán de intensa actividad política. Cada candidato instrumentará sus propias estrategias para crecer en la preferencia electoral y superar a sus adversarios. En política de nada sirve un honroso segundo lugar. Ganar lo es todo, y se participa para vencer a los demás.

Pero también existen diversas formas de ganar. Uno ganará la gubernatura, algunos ganarán fama y reconocimiento, pero otros solo buscan hacer el negocio de su vida. Los grupos de interés y la dirigencia de los partidos utilizarán a ciertos candidatos como moneda de cambio para lograr muy buenos dividendos en esta campaña.

Una simple mirada a la boleta electoral dice mucho acerca de lo que se está fraguando. Oficialmente la campaña inicia con ocho candidatos a gobernador. Pero siete de ellos tienen fuerte afinidad hacia el Gobierno de la 4T. Solo el candidato Mario Zamora está al margen de esa influencia. Significa entonces que la contienda será de siete contra uno. Pelea bastante dispareja.

Leer más: ¡AMLO, terror fiscal contra sus críticos!

La coalición Va por Sinaloa tiene a Mario Zamora; la alianza Morena-PAS va con Rubén Rocha; MC tiene a Sergio Torres; fuerza por México, a Rosa Elena Millán; el Partido Verde, a Tomás Saucedo; RSP impulsa a Yolanda Cabrera; el Partido del Trabajo presenta a Gloria González, y el PES va con Ricardo Arnulfo Mendoza.

Los partidos Morena, PAS, MC, FxM, PV, RSP, PT y PES abiertamente se declaran afines al proyecto político de la 4T. En esa ruta están sus intereses, y sin duda en la campaña electoral trabajarán, de alguna u otra manera, directa o indirectamente, para tratar de sacar adelante la candidatura de Rocha. Ocho partidos políticos y siete candidatos actuarán en sintonía para impedir el triunfo de Mario Zamora.

Ante este montón de adversarios, podría pensarse que Mario Zamora será vencido fácilmente. Sin embargo, no es así. Zamora también tiene a su lado políticos muy experimentados y también grupos de ciudadanos, pequeños y grandes, que se han sumado en su apoyo. La campaña no será fácil, pero la estrategia que utilice cada uno será determinante.

Leer más: ¡Ay Clarita, mentir si es pecado!

Mientras Rocha y sus aliados amenazan con incorporar a Sinaloa al proyecto político nacional de la fallida 4T, lo cual alejará a los votantes, Mario Zamora decidió optar por una estrategia de contraste. Es decir, su campaña va orientada a la ciudadanía en general, incorporando a múltiples grupos sociales para contraponerlos a las decisiones de la partidocracia. Ahí habrá que cerrar filas.

Esta campaña será entre ciudadanos contra partidos; entre presente y futuro contra un pasado caduco; entre mirar hacia adelante o volver atrás; entre un proyecto de cambio y de modernización o una propuesta sustentada en ideas ya en desuso. Habrá siete contra uno en la arena electoral. Pero la calidad suele ser más fuerte y poderosa que un grupo de adversarios montoneros.

Síguenos en