Opinión

Actual legislatura en el Congreso de Sinaloa pasará a la historia como la más improductiva

Tercer Piso

Por  Tercer Piso

Aspectos de una sesión virtual en el Congreso del Estado de Sinaloa(Foto: Cortesía)

Aspectos de una sesión virtual en el Congreso del Estado de Sinaloa | Foto: Cortesía

Improductividad. Con pandemia o sin pandemia, la actual legislatura en el Congreso del Estado de Sinaloa pasará a la historia como la más improductiva, la más polémica, la más improvisada y con el mayor número de diputados sin preparación, y, lo más grave, sin ganas de aprender para dejar de cometer los mismos errores una y otra vez. El grupo mayoritario y la oposición se han enfrascado en un duelo de acusaciones y señalamientos que no dejan nada productivo para los sinaloenses. Pierden más tiempo en «grilla» política, que en reformar y crear leyes para el beneficio de Sinaloa, y para muestra el largo y tedioso análisis y la discusión de las cuentas públicas, que ni siquiera tienen consecuencias legales para nadie, entonces ¿para qué perder tanto tiempo? Así las cosas en el Congreso, que se convirtió en un costoso circo parlamentario.

Motivado. Las aspiraciones del alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, por la gubernatura de Sinaloa, son serias. Tan es así, que el morenista ya hace planes y advertencias. Primero, fustigó a periodistas y columnistas que se han mostrado críticos hacia su Administración. Los llamó «tendenciosos», «mal informados» y «comprados por algunos políticos». «No me quieren —dijo—, porque saben que de llegar a la gubernatura, se les va a acabar la papa». El polémico Químico Benítez dice que en otros municipios es admirado por lo que ha logrado hacer en Mazatlán, por ello es invitado a dar pláticas y exposiciones. A propósito, el fin de semana, el alcalde mazatleco estuvo en Guamúchil, donde compartió su estrategia para reactivar la economía luego del paro provocado por la pandemia del COVID-19.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Riesgos de la politización. Más que bien, los diputados locales morenistas quedan mal con eso de las cuentas públicas. Cuando menos esa es la impresión que queda en el caso de Ahome, cuyas cuentas públicas del 2018 fueron reprobadas. Ese año fueron alcaldes Álvaro Ruelas y Manuel Urquijo, y los últimos dos meses Guillermo «Billy» Chapman. Los corifeos de este último y los diputados morenistas armaron un despliegue para responsabilizar a los dos primeros, pero como que los legisladores no leyeron los dictámenes de las observaciones que están solventadas, y que, en todo caso, lo que falta por serlo le corresponde a Chapman. Por ejemplo, el pasivo de 11 millones 849 mil 706 pesos sin fuente de pago. Esto es porque Chapman, en noviembre y diciembre, contrajo una deuda de 30 millones de pesos, por lo que se pasó de 18.6 millones de pesos de disponibilidad financiera a un saldo negativo de 11.8 millones. Dicen algunos que eso ocurre por primera vez en Ahome de tener deuda sin fuente de pago. Eso por decir un solo caso de las observaciones. A Chapman y a los diputados morenistas les salió el tiro por la culata. 

Moviditos. Ayer, los regidores del PAS en Guasave y en Sinaloa municipio, Reynaldo Castro y Abel Camacho, dieron una conferencia de prensa en la que abordaron dos temas que traen en la agenda: la revisión y las observaciones a las cuentas públicas, y la iniciativa para el uso obligatorio de cubrebocas, que, por cierto, además del PAS, también los panistas andan dándole seguimiento a una propuesta similar, y que esperan que se le dé lectura y sea dictaminada en corto tiempo, considerando que se vive una situación bastante crítica en el sentido de los contagios de COVID-19. De ser aprobada, que sería una muy buena decisión de parte de los diputados, faltaría que llegara a los municipios y se aplicara de manera correcta, y que no sea vista como algo que sirva solo para amedrentar a los ciudadanos, y el uso de la fuerza pública sea solo de ser necesario.

Sin mucho movimiento. En la primera quincena del mes de marzo, la efervescencia que se vivió con la venta de cachitos para el sorteo del avión presidencial causó revuelo entre los sinaloenses, tanto que en algunos estanquillos se acabaron las primeras entregas; sin embargo, a pocos días de que culmine la etapa de venta de este sorteo que pretende realizar el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, los empresarios de estos puestos de venta aseguraron que solo duró una quincena, y la llamarada de petate que tuvo cayó de manera estrepitosa, y no se generó ninguna venta, tanto que los cachitos siguen sin moverse, pese a que quedan poco más de quince días para el sorteo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo