Opinión

Acusan al Despacho Álvarez y Asociados de frenar proyectos

Por  Fernando Zepeda

Demandan alto al agandalle. El despacho de abogados Álvarez y Asociados está en medio del escándalo. Un despacho que ha ganado fama por presentar demandas a diestra y siniestra contra todos. Hasta contra los periodistas. Decenas de trabajadores de la construcción realizaron una marcha y se plantaron justo enfrente de las oficinas de ese despacho. Los trabajadores exigieron respeto a su derecho a trabajar. Y es que de acuerdo con el inversionista inmobiliario Carlos Escobar, el despacho Álvarez y Asociados con cualquier pretexto interviene ante el Gobierno Municipal para denunciar supuestas irregularidades en los proyectos de obras que se tienen. “En su mayor parte, esos argumentos son falsos. Pero en tanto lo aclara la autoridad, los proyectos quedan suspendidos”, afirmó Escobar. Dijo que en estos momentos, alrededor de 200 familias de trabajadores de la construcción están afectadas por la injerencia perniciosa de ese despacho. Escobar y los trabajadores de la construcción demandan la intervención de las autoridades municipales para que frenen las intenciones negativas del despacho Álvarez y Asociados y les permitan trabajar. Como es sabido, el Despacho Álvarez y Asociados, con su propietario David Álvarez, fue denunciado ante la Fiscalía General de Justicia en Sinaloa por el delito de extorsión. Lo denunciaron tres inversionistas inmobiliarios. El caso mereció abrir primero una carpeta de investigación. La Fiscalía concluyó que había elementos para llevarlo a tribunales. Y ahí está el proceso. En medio de este escándalo, el despacho Álvarez y Asociados pidió y obtuvo de un Juzgado que citaran a declarar a ocho periodistas por el solo hecho de ejercer el derecho de expresión. De hacer público un hecho que está en manos de las autoridades. 

Un alcalde limitado. Alguien tiene que decirle al alcalde Luis Guillermo Benítez que ya se ponga a trabajar. Y darle resultados a los mazatlecos. Con el pretexto del zipizape que se dio el martes pasado en el evento en Urías entre dos grupos de colonos, donde lo cuestionaron duramente, “El Químico” echa mano a su gastado argumento de que hay grupos que no aceptan el resultado de la elección. No aceptan que ya cambió todo. Que están en contra de la 4T. Pero no entiende que su discurso de campaña ya caducó. Ya esos tiempos han quedado atrás. Ahora la ciudadanía espera resultados. Y no llegan. Quedarse instalado en los tiempos de campañas solo exhiben a un hombre limitado que busca cualquier pretexto para desviar la atención. La debacle del alcalde comenzó desde el momento mismo del arranque de su administración. Incluso hay quienes dicen que un poco antes. Falló al integrar su gabinete. Prueba de ello es la salida de ocho directores de áreas municipales. No ha logrado integrar un buen equipo. Al contrario, al interior del palacio municipal algo huele mal. Hay conflicto entre directores. No hay rumbo y lo que existe es una mala percepción de la actual administración municipal de que están aprovechándose de sus cargos para beneficio personal. Y no lo dicen gente de fuera. Mucho menos los adversarios que dice tener “El Químico”. Las voces que señalan las irregularidades vienen de adentro. Y es la síndica procuradora, Elsa Bojórquez, quien ha puesto el dedo en la llaga. El nepotismo que impera en el Ayuntamiento y las auditorías ordenadas ante la sospecha de malos manejos y corrupción.