Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Adiós, amigo

¡INGENIO Y FIGURA...!

Cuando un amigo se va / queda un espacio vacío / que no lo puede llenar / la llegada de otro amigo. Cuando un amigo se va / queda un tizón encendido / que no se puede apagar / ni con las aguas de un río. Es la letra de uno de los éxitos del cantautor Alberto Cortez, que me inspiran para darle el adiós a un gran amigo y compañero. Raúl Ibarra Leyva, el famoso "RI" en el ramo telegráfico, con la clave morse y sus puntos y rayas, se nos ha adelantado en el camino sin retorno. Este domingo nos llegó la infausta noticia. El lunes por la tarde, en pleno Día de Reyes, se le dio el último adiós. Raúl fue un preclaro amigo en aquellos años 60, al laborar por más de 30 años en Telégrafos Nacionales. Amigo insigne que nos llevó a disfrutar de aquella juventud entre formas de telegramas y giros, las hojas amarillas, las de las noticias buenas y malas. Cuando un amigo se va / una estrella se ha perdido / la que ilumina el lugar / donde hay un niño dormido. Cuando un amigo se va / se detienen los caminos / y se empieza a revelar / el duende manso del vino.

Monograma. Y a propósito de conyufus, xejus, zanullitis, -traducción- "Con la fuerza del corazón resurgirá nuestro cariño". ¡Ai'sí!En el mundillo telegráfico, todos éramos conocidos por un monograma que firmábamos en cada telegrama. Raúl era el "ri" de limpia y clara letra al transmitir.Cuando un amigo se va / queda un terreno baldío / que quiere el tiempo llenar / con las piedras del hastío.Cuando un amigo se va / se queda un árbol caído / que ya no vuelve a brotar / porque el viento lo ha vencido. ¡Adiós, amigo...!

[email protected]