Opinión

Adiós para “Beto” Gerardo

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

El mundo del boxeo en The Rosca City está de luto. Falleció el expugilista Gilberto Gerardo Bojórquez. “Beto” Gerardo dejó gratos recuerdos en los cuadriláteros que pisó a nivel nacional. Su elegancia y fino boxeo lo hicieron merecedor al nombramiento de retador al título nacional en las categorías Ligero y Wélter.

No alcanzó a lograr ese banderín, pero dejó huella de su capacidad. En aquellos años 60 lo conocimos en algunos escenarios de casa. En las pequeñas arenas del boxeo que se ubicaban en el Guamúchil de la hermandad, donde todos nos conocíamos.

“Beto” Gerardo era un símbolo para los peleadores que buscaban abrirse camino en este difícil arte del boxeo profesional. Y precisamente ese fue un gran estandarte del púgil nacido en Bamoa, Guasave pero arraigado en The Rosca City. Los consejos en sus charlas, en la plática con los prospectos que visitaban los gimnasios locales, era su mejor mensaje. “Beto” Gerardo supo de sufrimientos y alegrías en esta dura profesión. No alcanzó el estrellato deseado, en aquellos momentos, pues había escollos difíciles de pasar.

Colofón. Y a propósito e fastos, nijuris, dispichiis, -traducción- “Te expresaría mi cariño en inglés, pero sé que entiendes mejor en francés”. ¡Ai´sí! Entre la afición de casa siempre se cuestionó que “Beto” no tuviera algo de lo que tenía Fermín Soto. Lo mismo al “Zarco”, sobre lo que esgrimía “Beto” Gerardo. “Beto” era un pugilista técnico, fino, elegante y de gran boxeo. Fermín iba al frente, un combatiente con poder en los puños. ¡Adiós, Beto!