Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Adultez

SURREALISMO CRUDO

Yo tenía siete años cuando Maná sacó el disco Dónde jugarán los niños (1992), y solía escucharlo una y otra vez en formato cassette en una grabadora de juguete. Me gustaba tanto ese grupo que jugaba con mis amigos a que teníamos una banda y tocábamos sus canciones. Pero al paso del tiempo, comencé a notar que Maná también le gustaba también a los papás de mis amigos, lo cual me hizo tener un problema con ello. En mi esquema mental de las cosas, compartir gustos con los papás sólo aplicaba para los Looney Tunes, el beisbol y Superman. Todo lo demás nos pertenecía a los niños y debíamos mantenerlo fuera del alcance de los adultos, porque a saber los traumas que podía sufrir un menor al ver a su papá bailando una de Vanilla Ice en aquella época. Fue más o menos por lo mismo que dejé de escuchar a Maná y me refugié en el rap y el rock pesado, estilos alejados de la influencia de los adultos de mi entorno pero totalmente determinados por lo que otros adultos programaban en MTV. A la vez que forjaba un gusto musical propio, odiaba ver cómo cada disco nuevo de Maná era considerado una pequeña joya por  mis amigos y por sus treintañeros padres. Le agarré tanta repulsión al grupo jalisciense que pasé toda mi adolescencia creyéndome superior porque yo no tenía el mal gusto de escuchar el soundtrack de las mamás 'prendidas'. Aproveché cualquier ocasión para denostar a los autores de 'Rayando el sol' y a sus fans, porque los verdaderos rockeros éramos quienes vestíamos camisetas de Korn y Limp Bizkit.

La llama de ese odio se extinguió poco a poco hasta convertir a Maná en un acto irrelevante para mí. Durante años ignoré al grupo, hasta que sacó ese bendito dueto con Prince Royce. La canción 'El verdadero amor perdona' contiene toda la esencia de una banda que maneja la comicidad de una forma tan brillante y espontánea que cuesta trabajo creer que no es planeada. Basta imitar la voz de Fher cuando exclama "¡como pompas de jabón!" para tener un rato de diversión y darse cuenta de ello. Ahora me acerco a los treinta y puedo decir que Maná sí me gusta. Por eso sé que soy adulto.

[email protected]