Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Adviento de Navidad

COMPÁS Y ESCUADRA

Los solsticios son cada uno de los instantes en los que el Sol alcanza los dos puntos de la espiral más alejado del ecuador. Es su aparente detención con respecto a la proximidad máxima o mínima de su declinación durante el año. Se presentan dos anualmente: el solsticio de verano, que se muestra el 22 de junio en el hemisferio boreal; y el solsticio de invierno el 22 de diciembre en el hemisferio austral. En el solsticio de verano aparece la naturaleza en mayor esplendor; los rayos vivificantes del sol derraman por doquier brillantez, lozanía, hermosura y vigor; dan fertilidad a los campos, verdor a las praderas, colorido a las flores, existencia a los seres vivos. En el solsticio de invierno, al alejarse el Sol de nuestro cenit para prodigar sus rayos fecundadores en otro hemisferio, nuestros campos pierden su manto de esmeralda, el cielo se cubre de brumas; el viento paraliza el crecimiento de las plantas al detener la circulación de la savia que las nutre y la tristeza tiende por todas partes su manto grisáceo. Los miembros de la institución de la escuadra y el compás celebramos los solsticios con las fiestas de San Juan Bautista, en verano y la de San Juan Evangelista, en invierno. El solsticio de invierno representa la esperanza de que esta evolución solar traerá, en la primavera próxima más vida, fertilizado y embellecido todo a nuestro alrededor. Ante esto, retomamos el lema: "Por el fuego se renueva íntegramente la naturaleza". Al iniciar un nuevo año son fechas para evaluar nuestros actos y renovar nuestros compromisos. Elevemos nuestros votos para más prosperidad en el 2014,