Selecciona tu región
Opinión

A propósito de Saramago

PISTA DE DESPEGUE

Por Agustí­n Galván

-

Alguna vez escuché a un novelista asegurar que a la edad a la que le comenzaban a decir a un futbolista viejo, a un escritor lo comenzaban a llamar joven promesa. Estábamos en una reunión y alguien había sacado el tema de los late bloomers o escritores tardíos. La pregunta que alguien puso sobre la mesa fue ¿A qué edad se considera que un escritor era “tardío”? Uno contestó que quizá la edad no tenía nada que ver con esa etiqueta. Ante la insistencia de que aquel explicara su idea, argumentó que quizá lo que se debía considerar era qué había hecho antes de publicar su primer libro. Usualmente el escritor siempre desempeña otras labores complementarias a la par que le van publicando sus novelas o libros de cuentos o de ensayo o poemarios. Así que, para él, el llamado escritor tardío era alguien que se había desarrollado de forma exclusiva, y por muchos años, en una actividad ajena a la escritura. Y un buen día, quizá porque ya alcanzó la jubilación o porque decidió darse algo de tiempo libre en el trabajo, escribió un libro que mandó a un concurso, lo ganó, y así fue que se dio a conocer. Y el autor que utilizó para ilustrar su ejemplo fue José Saramago. Es conocida la historia de Saramago. Nació en Azinhaga, Portugal, en 1922. Su familia, que vivía trabajando en el campo, decidió mudarse a Lisboa en 1924. Allá, su papá comenzó a trabajar como policía. Él asistió a una escuela pública y, ya adolescente, a una escuela técnica porque quería aportar al sustento familiar con un oficio. Se hizo mecánico. Luego, entró en una oficina de la Seguridad Social como empleado administrativo. Pero, desde su paso por la escuela, descubrió los libros y leyó todo lo que estaba a su alcance: desde clásicos hasta novelas picarescas de autor anónimo, cuál debe.

En 1947, una editorial independiente publicó su primera novela: Tierra de Pecado. No tuvo éxito con ella y por eso abandonó la escritura de su segunda novela, Claraboya. Fue así que siguió desempeñando otros oficios, entre ellos agente de seguros, editor de un diario y luego de revistas, y hasta traductor. Fueron 20 años de silencio literario, hasta que, en 1977, le publican Manual de pintura y caligrafía y así comienza su carrera literaria que da un salto en 1984 con El año de la muerte de Ricardo Reis y luego, en 1991, con El Evangelio según Jesucristo, que fue la que le dio fama mundial. En 1998 le darían el Nobel de Literatura, y en el 2017 murió. Póstumamente le han publicado otros libros, entre ellos esa novela inconclusa, Claraboya, en el 2011 y ahora, en otoño del 2021, se reeditará Tierra de pecado, solo que con otro nombre. Ahora se llamará: La viuda. ¿Es José Saramago un escritor tardío? Aquella vez, solo ese que mencionó lo de las edades del futbolista y el novelista dijo que no. El resto, además de estar de acuerdo con lo explicado, también llegaron a otra conclusión ¿Qué sentido tiene etiquetar a los escritores con ese tipo de motes, si de lo que se trata es de disfrutar a su obra? 

Síguenos en

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones

Últimas noticias