Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¡Ah, ok!

MALICIANDO

Mi tía tenía muchos problemas. Estaba ganando peso, perdiendo pelo, no dormía, se mordía las uñas y rechinaba los dientes. Era irritable, gruñona y amargada. Un día cambió, era otra. "Vieja –dijo su marido–, llevo tres meses buscando trabajo y no he encontrado nada, voy a echarme unas cheves con los amigos". –Ah, ok, contestó. Ya encontrarás… "Mamá –dijo mi primo–, troné todas las materias en la facultad". –Ah, ok. Ya te recuperarás, y si no, pues repites el semestre. Pero te lo pagas tú… "Mamá –dijo mi prima–, choqué el carro". –Ah, ok –suspiró mi tía–. Llévalo al taller, busca cómo pagar y por lo pronto muévete en camión. La nuera llegó, con veliz en mano: "Vengo a pasar unos meses...". –Ah, ok. Acomódese en el sillón. Al ver estas reacciones, todos se preocuparon y sospecharon que tal vez el médico le recetó unas pastillas de "Valemadrina de mil miligramos" y se propusieron alejarla de cualquier posible adicción. Pero cuál fue su sorpresa que la tía explicó: "Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que cada quien es responsable de su vida. Me tomó años descubrir que mi angustia, mortificación, depresión, coraje, insomnio y estrés, no solo se debían a que no podía resolver sus problemas sino que agravaban los míos. No soy responsable de las acciones de los demás, pero sí soy responsable de las reacciones que yo exprese. Por lo tanto, llegué a la conclusión de que mi deber para conmigo misma es mantener la calma y dejar que cada quien resuelva lo que le corresponde. Podré darles mi consejo si me lo pidieran y de ustedes depende seguirlo o no. Así que de hoy en adelante, yo dejo de ser el receptáculo de sus responsabilidades, el costal de sus culpas, la lavandera de sus remordimientos, la abogada de sus faltas, la depositaria sus deberes o su llanta de refacción. Los declaro a todos adultos independientes y autosuficientes". Todos se quedaron mudos. Ese día la familia comenzó a funcionar mejor... Porque cuando mamá está bien, ¡todos también!

VÁMONOS MALICIÁNDOLA con un saludo cariñoso al licenciado Ernesto Coppel Kelly, quien ayer llegó al puerto para presidir un almuerzo que ofreció al presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, y a distinguidos funcionarios y empresarios de la talla de nuestro gobernador del estado, Mario López Valdez, y secretarios de Gobierno que lo acompañaban, así como don José "Leovy" Carranza Beltrán, Carlos Berdegué, Fernando Medrano, entre otros más que se saludaron en el hotel Emerald Bay, donde se hospedó el presidente Peña, en la villa Once de este prestigiado hotel. ¡Bienvenido, licenciado Ernesto Coppel Kelly!

AYER HABLÉ por teléfono con nuestro amigo y colega Felipe Osuna, del Canal 7 de TV ya que por la tardecita se corrió el rumor que se había accidentado cuando hacía su rutina de ejercicios por el rumbo del faro. Y sí fue cierto, se cayó. Más bien voló. A Dios gracias, solo fue el susto y los raspones que sufrió en sus "nachitas" en cuanto tocó tierra al venir volando por las escaleras. ¡Cuidado, amigo, menos mal que caíste en tierra y no al vacío, Dios guarde! Más precaución cuando se renueve la rutina…

HABLANDO DEL faro, qué bueno que la Chabelita, mi madre, atinó "en aquellos tiempos" a llevarnos de paseo al faro a mi hermano Pedro, a las primas y unos cuantos vecinos. Aquello era una odisea. No sé todavía está el mismo camino, muy reducido por cierto, al que había de sortearle de un resbalón, o bien un piquete de víbora o mordida de perro, que donde quiera están. ¡Apestaba horrible! Así debe apestar hasta hoy, ¡esa necesidad nos alcanza a todos, ya ven los de Camahuiroba! Je, je, je, je...

HOY NOS vamos de almuerzo (¿otra vez? ¡Ah, caray! ¿Y la dieta? En fin). Hasta mañana, DM. Pórtense bien, que en eso estamos. Ciao. MALICIA.