Selecciona tu región
Opinión

Ahora sí: Zamora se lanza, con todo, contra del priismo estatal

EL ANCLA

Por Luis Enrique Ramírez

-

Bajaron el perfil al verse descubiertos, pero los priistas metropolizados que buscan apoderarse del CDE del PRI volvieron a sacar las garras este fin de semana con un pretexto, la Feria del Libro de Los Mochis, que para el caso pudo ser cualquier otro; lo crucial de este episodio, es que marca el arranque de la guerra abierta por parte de quienes pretenden una imposición del centro en el PRI Sinaloa, en contra de los liderazgos estatales.
Comienzan con Quirino Ordaz Coppel, el  primer priísta del estado según la tradición política tricolor. A él y al director del Isic, Papik Ramírez, reclaman la supuesta suspensión de la Feria del Libro en la cabecera municipal de Ahome, que se realiza cada año en noviembre. Sí señores: en noviembre. Es decir, cuando ya Quirino no sea gobernador.
No es fortuito que la líder visible de la movilización en contra del gobernador por esta causa sea Nora Arellano, ex presidenta del PRI en Ahome y una de las participantes en la reunión que esta columna sacó a balcón el 28 de junio con el título “Conjura en Los Mochis: arman golpe del centro al PRI estatal”; fue convocada por el ex diputado Mario Zamora Malcampo, padre del senador Mario Zamora Gastélum y, aunque fueron muchos los invitados, pocos llegaron. El priismo con arraigo estatal, se confirma, rechaza el dedazo.
Arellano fue la única de los asistentes que dio la cara, para asegurar que el encuentro “no tuvo fines de devastación, sino de reflexión”.
Bien, pues este viernes, el mismo día que Mario Zamora estrenó en el norte de Sinaloa su credencial de secretario adjunto a la presidencia del CEN del PRI “con responsabilidades político electorales en los estados”, Nora inició en Twitter una batalla campal en protesta por el hecho de que Quirino y sus funcionarios “nieguen a Ahome” la celebración de la feria del libro que, repetimos, es en noviembre.

“¿Cómo es posible?”, pregunta Nora y uno la imagina con una mano en la frente y anegada en llanto por el tono de sus publicaciones, donde etiqueta a medio gremio periodístico y cultural, pa’ que amarre. 
“¿En qué cabeza cupo semejante idea?”, clamó el viernes y acusó:
“Cancelan un proyecto ciudadano que se asumió como política pública -gobernanza- Me hacen sentir vergüenza”.
Ayer Nora arremetió con otro tuit bajo la siguiente afirmación, dirigida al gobernador y a Papik:
“La Feria del Libro es un legado ciudadano que apreciamos y disfrutamos. La inversión que fue negada a la 20° ed. es una afrenta a nuestra dignidad como pueblo. Merecen el olvido”.
Bájele tres rayitas, poeta, con todo respeto. Como decía el bardo chiapaneco Javier Molina: “No es para tanto”. 

Sacó la cabeza. Justo el viernes en que Nora la emprendió a tuitazos,  Mario Zamora realizó su primera visita al estado desde que regresó a CDMX, tras su derrota electoral; al  menos, la primera que hace pública. 
Inició en Guasave, que fuera el centro de operaciones de su campaña; allí arrancó, el primer minuto del 4 de abril. Ser su principal bastión no le significó el triunfo: también perdió en Guasave. Mario publicó en sus redes fotografías de su reunión con Jesús López, candidato derrotado a la alcaldía; Eleno Flores, candidato derrotado a la diputación federal; y Pedro Flores Carvajal, presidente del PRI municipal, derrotado a medias, porque allí ganaron la única diputación local: la de Feliciano Valle, quien no estuvo en el encuentro. El sábado, Mario fue invitado a una “convivencia en las Salinas” por Gonzalo López Luque “El Tumbado” y un grupo de “amigos y líderes de Ahome”; en las fotos aparecen menos de 15 personas. “El Tumbado” fue aspirante fallido a síndico en Higuera de Zaragoza. Otro perdedor.  Puras mermas.

Síguenos en