Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Al desarme de Michoacán sigue buscar la conciliación en Sonora

ELENCO POLÍTICO

El mismo día que el Gobierno Federal anunció el "desarme en Michoacán" de los grupos de autodefensa, en la Secretaría de Gobernación se entablaron pláticas para "desarmar" el ánimo de encono de las 8 tribus Yaquis de Sonora en rechazo al trasvase de agua de su región a la capital del Estado, Hermosillo. La plática con el secretario Miguel Angel Osorio Chong, a media mañana fue, además de con los nuevos gobernadores de la imbatible etnia, con los representantes del Movimiento Ciudadano por el Agua y del Distrito de Riego 141, así como con los gobernadores Guillermo Padrés Elías, de Sonora, y Mario López Valdez, de Sinaloa. Se busca evitar que el desencuentro se transforme en un conflicto bélico, como el existente en Michoacán.

Malova, cumplió. A esta reunión se llegó luego de que el gobernante sinaloense se comprometiera, en diciembre pasado, a conseguir esa audiencia con el titular de la Segob, al entrevistarse con los líderes yaquis para pedirles flexibilidad al paso de los vehículos que transportaban productos perecederos producidos aquí y con destino al vecino país. Aunque el conflicto radica en la vecina entidad, la estrategia de los Yaquis para manifestar su rechazo a ese trasvase de agua, afecta a Sinaloa. Como en los viejos tiempos, el problema que divide al sur y al norte de la vecina entidad, nos trasladó a la época del Estado de Occidente, cuando Sonora y Sinaloa formaban una sola demarcación política y regularmente los problemas que sorteaban eran comunes a las dos regiones.

Federación, omisa. El problema data desde que comenzó a operar el Acueducto Independencia, rodando agua a la sedienta Hermosillo, en mayo pasado. El gobierno del Estado, emanado del PAN, se montó en su macho y no atendió los reclamos, El Gobierno Federal, con tantas brechas abiertas en otras entidades y resintiendo fuertes escenarios de ingobernabilidad, también se estaba haciendo "pato" y dándole la espalda a la historia, olvidó que la estoica raza Yaqui es la única etnia que en el mundo aún se mantiene indomable. Ni Alvaro Obregón cuando se los llevó a Yucatán para quitarles la tierra los pudo vencer. El caso es que el conflicto entra en nueva circunstancia porque la efervescencia política por la renovación del poder público se puso en marcha. Las elecciones serán el año entrante y el asunto pudiera estarse convirtiendo en un ensayo de medición de fuerzas.

Aguas tranquilas. No atender el problema entre el Gobierno de Sonora y los Yaquis con su aletargada actitud de desenterrar el hacha de guerra, apoyado por agricultores de la zona sur, la pudiera convertir en un nuevo "Michoacán". El riesgo es que por la vecindad e idiosincrasia compartida, nos arrastrara entre las espuelas. La construcción de una desaladora en Bahía Kino, a 100 kilómetros de distancia de Hermosillo, pudiera ser la solución. Paradójicamente en un estado en constante sequía mantener las aguas tranquilas es la tarea para que no se moje con los ríos de sangre que podrían correr.

No les crea. En apariencia, por la disputa de la "mano del Señor" el PAN y el PRD están confrontados. El primero reclamó al sol azteca por qué aprobó junto con el PRI la reforma hacendaria. El segundo se enojó porque el blanquiazul autorizó en asociación con el tricolor la reforma energética y la venta de PEMEX y la CFE –por cierto todavía ni panistas ni priistas pueden explicar que no será así, menos cuando ya se dio el negado aumento de la tarifa de la luz y un incremento al precio de la gasolina: "no tienen remedio". Pero no hay tal divergencia porque el PAN y el PRD ya acordaron ir en sociedad al proceso electoral de Nayarit, que se inició el pasado día 8. ¿Más cinismo?