Opinión

Los pies en el presente y la mirada hacia el futuro

DESDE MEDIO ORIENTE

  • Desde medio Oriente

Por Alan Yasser

-

Existe en debate publico un concepto denominado “falso dilema” y hace referencia a la forma limitada y cerrada en que muchos pretenden confrontar ideas; blanco o negro, si o no, siempre o nunca.

Suele ser una herramienta usada por quienes buscan polarizar o simplificar muchos asuntos complejos, pues la cerrazón es su única herramienta, esta por demás decir que esto no abona ni al debate publico ni al desarrollo de las sociedades, pues quienes las practican omiten muchos datos, y no están dispuestos a escuchar los argumentos o información de las otras partes. 

Es justo lo que observo a la distancia con un asunto particular de la región donde nací y crecí; Sinaloa, México.

Como país en vías de desarrollo, México tiene el gran reto de mudar su economía del sector primario al sector industrial y al sector de servicios, si bien ahora mismo los tres sectores económicos conviven, es el sector agropecuario el principal, con un clamor por parte de quienes lo integran; mayor inversión para generar cadenas de valor que potencien las ganancias y beneficien el consumidor final, en términos coloquiales, los productores están hartos de poner su tierra y su trabajo y tener que importar todos los insumos a altos precios, dependientes de la existencia a nivel mundial de los mismos.

Fue así como llego la noticia que esperaron durante décadas; la construcción de una planta de fertilizantes en la región productora de alimentos mas importante del país, su tierra, Sinaloa, con una inversión mayor a cinco mil millones de dólares (cien mil millones de pesos aproximadamente), lo que no solo beneficiara a los agricultores, si no que generará empleos formales bien remunerados de manera directa y miles de manera indirecta, por la creación de infraestructura complementaria y la construcción de hoteles, restaurantes y proveedores (sector terciario) generando así la cadena de valor tan anhelada. 

Como todo hecho trascendental de grandes magnitudes trajo reacciones, con personas que crearon “falsos dilemas” desinformando y generando cerrazón, pero no solo eso, volviéndolo un tema político.

Lo primero que omiten o distorsionan es el asunto del impacto ambiental, toda actividad humana genera un impacto ambiental, ese no es el problema, el asunto es si es resarcido en la misma magnitud para que sea sostenible, hecho que ha sido abalado por académicos y especialistas en el tema. El segundo argumento fue que se debía escuchar a todos; así sucedió el pasado mes de noviembre en una consulta ciudadana en donde la inmensa mayoría estuvo a favor de la instalación de la planta.

El tercer argumento, que me parece el mas miope es el asunto de que hay capital extranjero involucrado, justo cuando todo los países del mundo se pelean por la atracción de capitales. Este no es solo un asunto de índole local, se alinea perfectamente a la estrategia de soberanía energética encabezada por el actual presidente de la republica, la inauguración de una nueva refinería en México y la adquisición de una refinería en Estados Unidos por parte de PEMEX lo muestran, se busca la soberanía en los insumos y materias primas y queda ejemplificada la fe en el libre mercado a nivel internacional.

Síguenos en

Temas

  • Desde medio Oriente
Más sobre este tema