Selecciona tu región
Opinión

¿Qué sigue para la humanidad después de la pandemia?

Por Alan Yasser

-

En el año 2007, por instrucciones de su excelencia Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, jeque de Dubái y primer ministro de Emiratos Árabes Unidos, se creó la Fundación del Conocimiento, institución pública que lleva su nombre y que funge como la encargada de financiar y dirigir proyectos de innovación, conocimiento e investigación que tengan como pilares la educación, el desarrollo y el espíritu de emprendimiento. Todo esto con el ánimo de situar a la ciudad de Dubái como una referencia de liderazgo a nivel global.

Una de las muchas iniciativas que posee dicha fundación es “The Knowledge Summit” (La Cumbre del Conocimiento) evento que se realiza cada año en la ciudad de Dubái y que reúne a expertos de todo el mundo para debatir temas de la mayor importancia para la humanidad. La edición 2022 se realizó el pasado mes de marzo. El tema principal fue la pandemia del covid-19 y los retos que vienen después de la misma una vez que aparentemente se ha superado el momento más difícil. Tuve la honrosa oportunidad de acudir como invitado a dicho evento y no quiero dejar de compartirles lo que, a mi parecer, fue lo más trascendente; primero, se debe poner todo en su justa dimensión, solemos estar muy concentrados en lo que como generación nos acontece, pero esta no es la única pandemia o crisis global por la que el mundo ha pasado y desde que se tiene registro se han observado comportamientos sociales muy similares una vez que se superan momentos difíciles. Las personas suelen volverse más conservadoras e introspectivas, la aversión al riesgo crece y las interacciones sociales suelen ser escasas. Esto explica dos fenómenos que estamos padeciendo: la incertidumbre en materia macroeconómica es alta por que no existe disposición de inversión, la gente prefiere ahorrar que arriesgar su capital y no solo existen menos reuniones multitudinarias, sino que las personas no quieren volver a sus lugares de trabajo o estudio de manera presencial, descubrieron que podían ahorrar tiempo y dinero trabajando desde sus casas, además de contar con mayor comodidad y, en algunos casos, elevando la productividad. Hay quienes observan estos fenómenos como algo negativo; desde mi perspectiva, solo se trata de un cambio en las dinámicas sociales y existe ya toda una corriente académica y de investigación en materia de cambios y adaptabilidad de las sociedades denominada “resiliencia” y aplica para gobiernos, ciudadanos, mercados y todos los sectores partícipes en una sociedad, en un reacomodo suele haber ganadores y perdedores y lo que busca esta corriente de pensamiento es que en esta ocasión no suceda eso, pues tenemos ya un mundo demasiado desigual que no soportaría que las brechas de oportunidad y desarrollo se sigan ampliando.

La resiliencia busca, pues, que las sociedades nos adaptemos y superemos los momentos de mayor dificultad, pero que resurjamos como una sociedad más próspera y hace un llamado a que si un fenómeno nos hizo tendientes a llevar una vida más individualizada, no caigamos en el error de aislarnos y asumir que no tenemos metas comunes o que para que a algunos les vaya bien, a otros les tiene que ir mal. Hay millones de familias que siguen de luto, personas que perdieron sus empleos y ahorros o tuvieron que abandonar sus estudios para trabajar y contribuir a su hogar. Pero solo en el 2021 nacieron más de 140 millones de seres humanos, es por ellos, y por nosotros mismos, por quienes debemos evolucionar.

Síguenos en