Opinión

El dominó y lo que queda del ‘tercer polo’

POR AUMENTO Y DISMINUCIÓN

Por Alexander Quiñónez

-

El sábado fui obsequiado con una tarde de dominó por mi amigo Carlos Zazueta. En el genial “nido de águila” que tiene en ese hogar suyo junto a su brillante, preciosa y sublime esposa, compartí buena plática y ensayos de estrategia. Es así que el fin de semana estuvo ‘chilo’. O así hubiera sido si cerca del final de la partida no nos hubiéramos enterado de la tragedia en ese estadio de Querétaro. Al calor del momento alguien en la mesa dijo que había sido una balacera, por lo que me puse a despotricar sobre cómo nacionalmente nos está ahogando la marea de lo norteamericano; luego me calmé, pues las cosas fueron más de instinto básico, menos del “estilo gringo”, más no por ello menos deleznables, no por ello menos rotundamente inaceptables. Pero los hechos fueron, y hay cuando se sangra, duele.

Justo con la reverberación que los hechos me dejaron, mi amigo Paul Antoine Matos me hizo caer en la correlación de un punto que yo solito habría tardado en ver: el que en México estamos perdiendo cada vez más los espacios públicos con una situación que no aparenta estar mejor en el ámbito privado. Paul mencionaba cómo hace años aún se podían imaginar viajes por carretera en el país, conociendo pueblitos y personas. Él lo imagina como en el libro El Interior, de Martin Caparrós, soñando con un Tsuru recorriendo desde La Paz hasta Chetumal, cosa que sentenciaba como hoy impensable. Impensable como casi raya en serlo hoy el ir a un estadio, el pasear en parques o caminar por varias calles de tantas ciudades. Y si se es mujer la cosa es más difícil, compleja y estresante.

Pareciera que la humanidad no termina de llegar a su mayoría de edad. No solamente fallamos en generar seguridad, (que en nuestro país lleva sexenios con su cruda, su cruda realidad actual), sino que estamos en riesgo como humanidad en tanto seres vivos que somos, al menos biológicamente. Justo en el dominó, le comentaba a Marco, el sobrino de mi amigo Carlos y a quien le gané en el juego, cómo estamos perdiendo la estabilidad de lo que se ha dado en llamar el “tercer polo”, es decir la zona Hindú Kush Himalaya (HKH), que es una región que incluye la meseta tibetana y es el espacio más importante de reservas de hielo en el planeta, después de los polos.

El Icimod, (Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas, por sus siglas en inglés) que es un centro intergubernamental de aprendizaje e intercambio de conocimientos que sirve a los ocho países miembros regionales del Himalaya Hindú Kush señala en su página web que hay un estimado de 54,000 glaciares en dicha zona, mismos que cubren 60,000 kilómetros y sirven como la principal fuente de agua en los ríos de la región, de los que a su vez depende alrededor de un cuarto de la población mundial. Sin embargo, los científicos están “deprimidos y asustados” por el acelerado ritmo con que se está calentando, y por tanto perdiendo cada vez más hielo que no se repone, situación que activa un círculo vicioso en el que se absorbe cada vez más radiación solar y por tanto más calor. Y cuando allá tengan problemas por el agua y no puedan garantizar su seguridad alimentaria, seguro van a vaciar la producción alimentaria de otras naciones (es decir, México), de una manera más fuerte a como ya China se “comió” las enormes reservas alimentarias internacionales que había en la primera década de este siglo. Todo esto muy aparte de la otra faceta trágica de nuestros días que es la Crisis en Ucrania, sobre la que la ONU afirma que hay 1.5 millones de desplazados de sus hogares.

Pareciera, como escribía Charles Dickens, que vivimos el mejor de los tiempos, que es también el peor de los tiempos, “una edad de sabiduría y también de locura”.

Así, aunque a veces los organismos puedan sangrar de tal impacto que el dolor se desdibuje, siempre hay posibilidades de un tiempo nuevo en el que no repitamos errores pretéritos. Esperemos en ello.

Síguenos en

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones