Opinión

Piratas de Campeche: Temporada en Airbnb

RINCON BEISBOLERO

  • Béisbol

Por José Carlos Campos

-

EXILIO- Uno de los rasgos más relevantes de la actual temporada 2022 de la liga Mexicana de Beisbol, además del pobre nivel de pitcheo y el uso de una pelota “rara”, lo viene siendo el caso de los Piratas de Campeche, quienes desde el arranque no han podido celebrar un solo juego en calidad de equipo local. La presunta remodelación de que está siendo objeto el estadio de la ciudad de Campeche, el “Nelson Carrera”, forzó a esta decisión de andar de errantes.
Sobre el tema, al modo, más dudas que respuestas. Más allá de inquirir sobre cuándo será que concluya la remodelación, habrá que cuestionarse si esto fue planeado para alargarse más allá de media temporada, si esto fue del conocimiento anticipado de la LMB y cómo es que dieron su aprobación de tan irregular situación.
Lo mismo se preguntaría a la directiva y si es que en la supuesta planeación de la temporada tomaron en cuenta que definitivamente ha tenido un impacto profundo en el desempeño deportivo del equipo.
Sabemos, sí, que no fue caso único ya que este año lo mismo pasó con los Tigres de Quintana Roo y los Olmecas de Tabasco, estos últimos a quienes “milagrosamente” les salió al paso para “salvarlos” el ofrecimiento de poder jugar en Macuspana, con parque reluciente como detalle/gesto generoso del presidente nunca prospecto en algo que no se alcanza a ver muy claro. Pero de eso, ni pío que decir.
Lo de los Piratas ha sido, por decir lo menos, una plena falta de respeto.
DECISIONES- Más que el club, es la propia LMB la que debe salir a dar explicaciones, a tratar de justificar el porqué de esta decisión que ha impactado la correlación de fuerzas en todo el circuito y que ha afectado el presunto plan de negocios der uno de sus clubes asociados, si es que el club Piratas diseñó dicho plan.
Lo menos es sentir algo de pena por el equipo, por jugadores y cuerpo técnico, que surge al saber de las condiciones en que intentan desarrollar su trabajo. El hecho de que jueguen como locales en patio ajeno no matiza nada de su realidad y más bien lo agrava. Las huestes de Francisco Campos, el manager, se las han arreglado para ubicarse en la sexta posición de la zona sur, a solamente 4 juegos de la generosa zona de calificación que ofrece el sistema de competencia.
Y ni fijarse en detalles como que el equipo es de los últimos en bateo (15) con un “modesto” .290 colectivo o que su pitcheo ande ocupe el 12 con un 6.90 que poco da para presumir. Por ahora, en su temporada de AIRBNB permanente, lo que les urge es su público. Lo demás es lo de menos.
CLICHÉ- Parece broma que al final no lo es: no faltan los que al calor de este 2022 tan explosivo, se afirme que lo que se denota en LMB es que “hay muy buenos bateadores”, algo que esconde, o intenta esconder el muy pobre nivel de pitcheo que en general se ha mostrado.
Los marcadores de escándalo son cosa de todos los días, esos de doble dígito que ni los juegos a siete entadas han ayudado a disminuir y que no pocas veces provocan algo parecido a la pena ajena.
Olvidemos el desaseo o la poca calidad, ¡todo es emoción! Celebremos los 17-9, los 14-9 o los 15-5. Aquí la emoción se identifica con lo lejos que vuele la esférica, con los carruseles que hacen que el tiempo se vuelva eterno en los estadios y que los managers y coaches desquiten el sueldo visitando la loma cada 10 minutos.
Total, a falta de show en el terreno ahí están las gradas para compensarlo. Sigamos comiendo y bebiendo que el turno al bat seguirá vivo.
Eso es lo que hay y seguirá haciendo, el producto se fabrica para agradar a una fanaticada que consume lo que ve, aunque no a todos agrade. Que a nadie confunda ya el que hable de “calidad” que lo de hoy es el cambio de paradigma, ¡sale batazo!
¿A qué hora nos vamos? Nomás deje que llegue la carrera 15.

Síguenos en

Temas

  • Béisbol
Más sobre este tema