Selecciona tu región
Opinión

Sinaloa (y todo México) sin policías

PARA PENSAR

Por Alfredo Brambila

-

Hay dos hechos de los que constantemente somos testigos y no hemos reparado en preguntarnos las razones: ¿por qué la Policía tarda tanto en llegar cuando hacemos un reporte al 9-1-1? Y ¿por qué hay militares patrullando las calles o arriba de las patrullas de las corporaciones municipales o estatales? La razón es el déficit policial. Es decir, no tenemos los suficientes policías para las tareas que deben desempeñar. Cuando se asumió en serio (al menos en el discurso) la guerra contra la delincuencia organizada en el sexenio de Felipe Calderón se descubrió que no había con que hacerles frente. Las Policías municipales y estatales estaban debilitadas y en muchos sentidos (capacitación, armamento y personal) eran notablemente superadas por los grupos criminales.

La respuesta a esto fue que la federación y/o el Ejército asumiera las tareas de Seguridad Pública que corresponden a las Policías municipales y estatales. Lo que han llamado la militarización de la Seguridad Pública.

La estrategia de militarización sigue vigente con la guardia nacional. Cuando esta se creó, se planteó un artículo transitorio en la que se obligaba a los estados que solicitaban apoyo de la Guardia Nacional crear un proyecto en el que detallaban la manera en que iban a fortalecer a sus corporaciones municipales y estatales. Con esto se asegurarían de que en algún momento los estados dejarían de necesitar a la Guardia Nacional y al Ejército para salvaguardar la seguridad de los estados y municipios. De eso no hay informes de nada, ni siquiera se sabe si los estados cumplieron con esa obligación. El panorama nacional no ha cambiado. Según las cifras oficiales, México no tiene ni la mitad de los policías preventivos que necesita. Expresado en números, se establece que deben existir al menos 1.8 policías por cada mil habitantes, en México a penas alcanzamos 0.9. Para el caso de Sinaloa esta situación era aún más drástica. En 2017 Sinaloa llegó a ser el estado del país con menos policías. Al cabo de 4 años ha logrado reducir el déficit policial y abandonar esa posición. En la presente administración del secretariado ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública que dirige Renato Ocampo Alcantar, a través del Instituto Estatal de Ciencias Penales y Seguridad Pública se ha logrado la cifra histórica de 1700 nuevos policías para Sinaloa.

A pesar de esta situación el panorama para los estados y municipios en Seguridad Pública no es halagüeño. Se desapareció el Fondo para la Seguridad Pública (Fortaseg) del que echaban mano los municipios para formar a nuevos policías. Lo que sí es una realidad es que en México se debe de seguir el ejemplo de Sinaloa tal y como se hizo en esta administración. Buscar hacer más con menos. Y darle continuidad al fortalecimiento de las policías locales porque las cifras dicen que la militarización no ha funcionado. Veremos que depara esta nueva administración, pero por el bien de Sinaloa esperemos sea la continuidad de esta estrategia.

Síguenos en