Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Algodoneros, out 27

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Hace poco más de 43 años el equipo Algodoneros de Guasave empezó a escribir su historia, con él también muchos sueños de varias generaciones que lo adoptaron como propio u lo consideraban parte de un patrimonio, aunque estaban ciertos que no era de ellos.

En ese ir y venir hubo anécdotas, tropiezos, muchas e innumerables derrotas de un equipo que en varios años sólo aparecía como una especie de invitado, pues no pasaba del rol regular.

Nada más habría que recordar que de 1990 a 1996 no entraron a la postemporada, aún así permaneció en la Liga Mexicana del Pacífico.

Pero esa historia parece ser que puso su punto final ayer, cuando la LMP hizo oficial su mudanza a Guadalajara, su propietario Jaime Castro finalmente hizo lo que venía anunciando desde hace años.

Ayer en las redes sociales la afición empezó a protestar porque a decir de ellos se llevan algo que les pertenece y que son parte de una especie de tradición y que a lo largo de poco más de cuatro décadas se convirtió en una especie de amor y desamor.

Es decir, lloraban y gozaban sus victorias, pero maldecían sus derrotas. No habría que satanizar al empresario, finalmente él es el propietario y si estaba perdiendo era lo más claro que buscaría a dónde irse o ver quién le compraba acciones.

Se desconoce cómo es que se llevó todo ese proceso, pero la realidad es que entre los miles de aficionados que consideraban a Algodoneros como una especie de la riqueza cultural de la región no hay justificación que valga.

Ahora a esperar qué depara el destino, sobre todo por lo difícil que es invertir en regiones en donde no abunda el capital económico.

El beisbol es un negocio y es claro que no sólo de pasión se vive. El más claro ejemplo es Algodoneros, que ayer pudieran haber escrito su out 27.