Opinión

Alto nivel de debate entre Millán, Castro y Saldaña. Treviño no asiste

Por: Héctor Ponce

Debate de ideas y propuestas de candidatas a senadoras, en el CIE de Los Mochis.

Debate de ideas y propuestas de candidatas a senadoras, en el CIE de Los Mochis.

Un verdadero debate de alto nivel con propuestas y defensa de ideas dieron las candidatas al Senado de la República en Sinaloa Rosa Elena Millán, del PRI; Imelda Castro, de Morena, y la independiente María Guadalupe Saldaña.

Lamentablemente, la candidata de la coalición Por México al Frente, Sylvia Treviño de Felton, no asistió, pese a la invitación en tiempo y forma. Definitivamente fue la gran perdedora porque perdió la oportunidad de dar a conocer sus propuestas a los sinaloenses, en especial a los jóvenes universitarios que asistieron. 

En el primer bloque, Millán, Castro y Saldaña mostraron agilidad mental, demostraron que son políticas informadas y preparadas. Las preguntas eran de respuesta rápida y bajo tiempo; lo hicieron muy bien, quedó en claro que cuentan con nivel cultural.

Imelda Castro y Rosa Elena Millán demostraron que tiene tablas políticas y son muy buenas oradoras, además de que hubo tiro, críticas de ida y vuelta. Las dos candidatas tienen amplia trayectoria política.

Por su parte, la independiente María Guadalupe Saldaña fue una grata sorpresa, se notó que tuvo una preparación para el debate, mostró un lado muy emotivo. Sin duda, la candidata independiente es un espacio ganando para la ciudadanía. Reveló que además de la senaduría libra una lucha contra el cáncer. Muy respetable.

El tercer bloque fueron doce minutos de debate directo con réplicas y contrarréplicas, ahí se dio un ríspido debate de ideas entre Rosa Elena Milla e Imelda Castro, que no pasó a mayores, todo dentro del ámbito político, nunca tocaron temas personales o familiares.

De los más destacado fue la participación de jóvenes universitarios que realizaron interesantes preguntas de ámbito regional y de política exterior, desafortunadamente las tres candidatas no dieron puntual respuesta y desviaron la atención a otros temas.

Propuestas. La candidata del PRI, destacando con la propuesta de atender las demandas de los trabajadores de salud, contar con educación de calidad y enfocar baterías a las personas con capacidades diferentes.

La abanderada de Morena llamó a atender y legislar a favor de temas de medio ambiente, como la contaminación de agua que vive el norte del estado por los problemas de una mina, sin duda un tema coyuntural y de prioridad.

La candidata independiente a respuesta del tema de apoyo a estudiantes indígenas llamó a trabajar por un desarrollo regional en Sinaloa.

En resumen: fue un excelente ejercicio democrático con una organización impecable por el periódico EL DEBATE. Un gran reconocimiento. El formato fue ágil, innovador y las instalaciones de primera. Se apuntaron un diez. 

Rechazo. Fue unánime y general la calificación de que no le interesa la ciudadanía a la candidata de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano por tomar esa posición o línea partidista de no debatir. Ya son cuatro candidatos de esta alianza los que evitan participar en estos ejercicios democráticos. Recordemos que también ha rechazado debatir el candidato al Senado Héctor Melesio Cuen Ojeda y a diputados locales Alejo Valenzuela López por el distrito 14 y Gladys Obeso del distrito 13.

En estos casos no hay justificación que valga, no dieron la cara a la ciudadanía sinaloense y prefieren evitar el debate de ideas y propuestas. Como dice Ricardo Anaya: insulting and unacceptable.

Respaldo. En el debate de Ideas y Propuestas 2018 organizado por esta casa editorial las candidatas al Senado Rosa Elena Millán e Imelda Castro contaron con el respaldo de sus compañeros de fórmula, estuvieron presentes Mario Zamora Gastélum y Rubén Rocha Moya, respectivamente. Además, atendieron a medios y llegaron desde temprano a arropar las candidatas de su partidos.

Memoria política. “Me encanta la discusión. Me encanta el debate. No espero de nadie que simplemente se siente ahí y esté de acuerdo conmigo; ese no es su trabajo”, Margaret Thatcher.