Opinión

Rocha y Cuen, la otra alianza

RETORNO

Por  Ana Luz Ruelas

La alianza mediante la cual el Partido Sinaloense, apoya a la candidatura de Rubén Rocha Moya, es atípica y algo siniestra. 

Morena no tiene en Sinaloa órgano local de dirección partidaria producto de la desavenencia que tuvieron con AMLO en octubre de 2015, al imponerse la candidatura de Jesús Estrada Ferreiro para gobernador (https://bit.ly/3c0JieW). Por ello es un acuerdo que asume la dirigencia nacional de Morena con el PAS, que es estatal, fuera de la coalición a nivel nacional con otros partidos.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

No pudieron acordar en tiempo una coalición, conforme a la ley, y procederán a postular candidaturas comunes hasta el 26 de marzo, cuando vence el plazo de registro para la gubernatura, y el 21 del mismo mes para diputaciones y ayuntamientos.

¿Qué acordaron los dos partidos? No se sabe. Morena nunca rinde cuentas, ni a su militancia. ¿Qué tramaron, cómo y para qué? 

El senador Rocha Moya, precandidato a gobernador, después de un accidentado proceso interno, justifica esta asociación como algo electoral, que sumará votos para lograr el triunfo. Ni entre los suyos lo creen, pues las encuestas lo mostraban virtual ganador con amplio margen, sin necesidad de otros partidos. 

Sería difícil no coincidir con los análisis sobre este enredo de Alejandro Sicairos, Ismael Bojórquez y Ernesto Hernández Norzagaray. Los tres ven a un Rubén Rocha que renuncia a su trayectoria, principios y compromisos que hizo en campaña registrados en audios y videos de los debates en 2018, donde señala a Cuén como un delincuente electoral y abusador del patrimonio de la UAS. 

Tienen razón, es imposible creerle en esto a nuestro paisano de Badiraguato.

Sin embargo, Melesio Cuén, el otro badiraguatense, fiel a su estilo de no callarse, da una versión más creíble en su columna de El Sol de Sinaloa, titulada “Proyecto social por un mejor Sinaloa”, del 1º de marzo, donde sostiene que es un pacto para gobernar.

“Tenemos un acuerdo sustentado en principios y coincidencias de fondo. Además el deseo de ambos partidos es que nuestra alianza electoral vaya más allá del día de la elección, por ello hemos estado pensando desde hace tiempo no sólo en la coyuntura del proceso electoral sino en una confluencia de ideas y proyectos de amplio espectro y largo alcance para beneficio de todos los sinaloenses” https://bit.ly/3bksZdH.

Hasta la fecha, Morena no ha desmentido esta afirmación. Entonces, ¿a qué proyecto de largo alcance (de fondo) se comprometieron después de buen tiempo de discutirlo? Seguramente es algo serio, pues los dos exrectores son políticos veteranos, expertos en este tipo de sociedades entre enemigos para asaltar el poder.

No se necesita mucha imaginación para suponer que Rocha y Cuén diseñaron un plan “pinzas” para utilizar a la UAS y al Gobierno Estatal para convertirse en los nuevos caciques locales, con el aval explícito de todo tipo de poderes encabezados por AMLO, en un horizonte transexenal.

¿Qué Cuarta Transformación quieren realizar en Sinaloa para la que necesitan de aliados a la mafia que ha sometido a la UAS por más de 15 años, como el mismo Rocha lo denunció? ¿Para qué gobernaran juntos?

¿Parece una acción concertada con élites locales, pues el grupo de Juan S. Millán, al unirse al partido paraestatal Fuerza México, está desfondando al PRI, y los empresarios dueños de Sinaloa se suman comedidos al proyecto? ¡Cómo película de terror!

Los uaseños que esperaban que Morena liberara a la UAS del secuestro político y legal, asombrados ven que su salvador se asocia con su verdugo. ¿Quién nos salvará de nuestros salvadores? ¿Cómo creerle a Rubén Rocha si llegase a gobernador?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo