Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Anabe, a 34 años de distancia

RINCÓN BEISBOLERO

Fecha. Hoy se debe recordar y conmemorar, casi como celebrar, que hace 34 años estalló en la ciudad de México el primero y hasta ahora único movimiento de huelga que se ha registrado en la historia del beisbol mexicano. La fecha se cita como el día que surgió al conocimiento público la Asociación Nacional de Beisbolistas, Anabe.

Movimiento nacido en la soberbia, abusos y mezquindades de quienes mangoneaban la pelota de verano en esos años, encabezados por el "patriarca" en turno, Alejo Peralta. Serie de tropelías cometidas por los clubes que se fueron acumulando hasta que reventaron la tolerancia de los peloteros.

Como antecedentes, la maniobra de la LMB para despojar de su equipo al dueño de los Rieleros de Aguascalientes, Raúl Medina, por supuestas faltas al reglamento de competencia. Cosa de haberle regalado un carro a Horacio Piña por haber lanzado un juego perfecto. La generosidad con el pelotero era castigada.

Segundo, la agresión y encarcelamiento en Veracruz de los jugadores del club Ángeles de Puebla por algunos problemas durante un juego contra el Águila, casos que no pudieron ser debidamente difundidos porque Peralta pidió (amenazando) que los periódicos callaran en torno al conflicto en Veracruz.

Esos eran los tiempos y su entorno para el pelotero.

Escenario. La indebida persecución al movimiento de huelga, al que se sumaron dueños de equipos, gerentes vestidos de esbirros y periodistas tan alcahuetes como corruptos, se extendió mucho más, incluso hasta la fecha, por obra y gracia del estúpido encono que le produjo al nefasto Pedro Treto Cisneros, quien durante cerca de 20 años manejó la liga como si fuera suya.

Se quiso y se ha querido hacer pasar a la huelga como un evento inexistente, como un berrinche irracional que, se ha dicho, "le hizo mucho daño al beisbol". Ese discurso, recitado hasta el cansancio, se mantuvo con base a las presiones y extorsiones que Treto impuso a quien se dejó. Cerró puertas, pudo barreras, canceló toda posibilidad de que incluso, el Salón de la Fama pensara en aquellos que fueron protagonistas de la huelga. De risa loca que en su resentimiento exacerbado pretendió borrar el mote de "Abulón" del nombre de Ramón Hernández, líder de la Anabe.

Cuando se habla de la huelga de 1980, se debe hablar de dignidad. Los peloteros en ese entonces "rebeldes" fueron un ejemplo de ello, enfrentaron la adversidad con singular entereza, y si bien al final no pudieron conquistar objetivos planteados, sí lograron generar una serie de cambios y transformaciones en nuestra pelota que apenas quienes los quieran ignorar o despreciar.

Hoy hace 34 años.

Logros. El trato al pelotero cambió radicalmente a raíz de la huelga. Hoy estamos a años luz de saber de condiciones laborales como a las que se enfrentaban en esos años. Se acabaron vicios, trucos y tranzas que eran pan de cada día.

Hoy el pelotero tiene mucho mejores condiciones de trabajo gracias, en buena parte, a la lucha de la Anabe: viáticos, seguros médicos, traslados en avión… Se acabó el "o firmas o te mueres de hambre". De alguna manera el movimiento le ató las manos al feudalismo que imponía Peralta, y eso tuvo visión de futuro.

Que regateen los que quieran y puedan. Que minimicen quienes dicen entenderlo.

Toda esta semana estaremos hablando sobre este tema en El Rincón Beisbolero Radio, no lo dejaremos al olvido que para eso, para tratar de ignorarlo, están aquellos que siguen masticando la soberbia y la estulticia que esas sí le hicieron daño al beisbol mexicano.