Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Año ominioso

Por: Jorge Luis Lozano

El 2017 ha resultado el más violento de las últimas dos décadas y un año ominoso para la labor periodística.

El gremio de comunicadores ha pagado una cara cuota de sangre en este año en el que los homicidios, las desapariciones y los feminicidios han rebasado los récords.

Hasta ayer, 12 periodistas habían perdido la vida como resultado del ejercicio de su profesión.

Con ello suman 112 los periodistas que han muerto solamente en lo que va de la administración que encabeza Enrique Peña Nieto.

Luego del asesinato del periodista y escritor Javier Valdez Cárdenas, el pasado 15 de mayo en Culiacán, el gobierno federal anunció la ejecución de un protocolo nacional para aumentar las garantías de los comunicadores y el libre ejercicio de la libertad de expresión.

Pocos meses restarán para demostrar que aquello no fue más que mera demagogia ante el reclamo internacional por la muerte de periodistas mexicanos.

La impunidad en el ataque contra la prensa es casi total, y lejos de inhibir la muerte de comunicadores, esta continúa en aumento.

Ayer se supo que el asesinato de la periodista Miroslava Breach en Chihuahua fue ordenado por los integrantes de un cártel que se sintieron traicionados por uno de su propio terruño.

El asesino material jamás fue detenido por la Policía y solo fue identificado cuando apareció muerto.

Lo peor de la situación mortal que viven los periodistas es que no se vislumbra que las cosas vayan a cambiar pronto.

En esta nota:
  • Acento
  • Periodistas
  • Gremio
  • Asesino