Opinión

Apenas se conoció que EPN vendría a Mazatlán, se desataron las críticas

“Hay panistas, y sobre todo feltonistas, que creen que la inhabilitación fue concebida para fortalecer políticamente a Higuera de frente al 2018.”

Por: Fernando Zepeda

Peña Nieto, ¿el desprestigio? Al final se quedó en Punta Mita, Nayarit. Aunque todavía había quienes abrigaban la posibilidad de que el presidente Enrique Peña Nieto se decida en visitar Mazatlán. Lo impactante fue la respuesta en las redes sociales. Apenas se dio a conocer que Peña Nieto estaría en plan vacacional en el campo de golf de Estrella del Mar, una ola de críticas hacia él aparecieron de todos lados. El encono ciudadano se percibe. La crítica destructiva, igual. Las descalificaciones hacia su gobierno, y particularmente a su persona. Una ola que pudiera hacer naufragar a su partido, el PRI, en este proceso electoral donde habrá de decidirse quién será el nuevo presidente del país. Habrá que ver si las mediciones del PRI son realistas y observen que la andanada brutal que se da contra el Presidente puede hacer que se hunda el barco y la posibilidad de que repitan en Los Pinos. Hace un año exactamente, Peña Nieto se tomó sus vacaciones. Y como gusta de jugar golf, recorrió tres lugares diferentes para pisar el césped. Primero se fue a Punta Mita, Nayarit. Ahí jugó. Y al día siguiente se vino a Mazatlán. Aquí jugó con el hoy gobernador, Quirino Ordaz Coppel, y posteriormente viajó a Los Cabos. Hoy arrancó su recorrido como el año pasado, al acudir a Punta Mita. Ayer todavía se encontraba ahí. El propietario del complejo turístico Estrella del Mar, Leovigildo Carranza, comentó en corto que “sería excelente que por segunda ocasión consecutiva nos visite el Presidente”. Pero ejemplificó: A veces uno toma camino...Y decide cambiar de rumbo. Eso puede pasar. En Los Cabos también se espera que el Presidente llegue, tal y como lo hizo el año pasado.

Entre el 7 y el 10 la convocatoria. La agonía entre los que aspiran a una candidatura se alargará hasta enero. Si tenían alguna duda de que sería antes. Para que la velada de Año Nuevo les fuera más placentera, se equivocaron. El PRI prepara lanzar su convocatoria entre el día 7 y 10 de enero. Y apenas sea lanzada, se desgranará la mazorca y brotarán como fuente los nombres de quienes serán los candidatos. Si alguien asegura que “ya está seguro”, corre el riesgo de cometer un grave error. Nadie, absolutamente nadie puede decirse seguro. Los cruces de evaluaciones. Los puntos de vista de la dirigencia nacional del PRI. De las de candidato presidencial José Antonio Meade y lógicamente la de Los

Pinos, tendrán su peso especifico. No vemos al gobernador oponiéndose a una “sugerencia” de Meade a favor del sinaloense más cercano a él, nos referimos a Mario Zamora. O si Peña Nieto decide ofrendarle un “regalito” con su amigo Heriberto Galindo, quien comenta que entre él y el Presidente hay una buena amistad y con familiaridad se dirige a él como Beto. Esto apenas se está cocinando.

Tranquilo. El tres veces alcalde de Mazatlán, el panista Alejandro Higuera, se muestra más que tranquilo. La inhabilitación que le dictó la síndica procuradora no le quita el sueño. Es más, la administración que encabeza el priista Fernando Pucheta vino a fortalecer su proyecto político que ya tenía encaminado en el interior del PAN. Busca convertirse en candidato plurinominal. Y regresar a la diputación federal por segunda ocasión y por la misma vía. Higuera sabe cómo capitalizar los ataques que recibe. Sabe cómo sacar ventaja política a las adversidades. Para algunos feltonistas o también contrarios a Higuera dentro del PAN comentan en voz baja que el “Diablo” es capaz de haber planeado todo para reaparecer políticamente. Y apuntalar su proyecto político con miras a la elección del 1 de julio del 2018. De que es capaz...Es capaz. Por algo le dicen “El Diablo Azul”.