Opinión

Aprender a ser gobierno

Por: Joaquín López Dóriga

Quien diga que tiene más luces que sombras es un mentiroso. Florestán.

La sesión de toma de protesta de los diputados y de la de Congreso general mandó preocupantes señales de que la abrumadora mayoría de Morena no ha terminado de entender que ya es el partido del gobierno.

Lo entiendo porque son muchos años, más de una generación, de ser oposición y no comprenden que en el correr de una noche, el uno de julio, han pasado a asumir lo que por años criticaron: ser gobierno.

Primero fue en la toma de protesta de los 499 diputados en los que la bancada de Morena irrumpió gritando que es un honor estar con Obrador, lo que debe serlo, pero lo mismo coreó cuando perdieron las elecciones en 2006 y 2012, entonces con los colores de PRD.

Es decir, no acaban de entender que ya son gobierno y mayoría con una presencia no vista desde los años ochenta del siglo pasado.

Una confirmación es la actitud de que se registró en la sesión de Congreso General, el sábado, cuando bajo la presidencia de Porfirio Muñoz Ledo, que con Pablo Gómez, ambos hoy de Morena, tiene la mayor experiencia legislativa de San Lázaro, aquél fue interrumpido –imagínese usted, interrumpirlo cuando fue el primero en hacerlo en el último informe de Miguel De la Madrid, el uno de septiembre de 1988– por Gerardo Fernández Noroña, al que puso quieto diciéndole que era una sesión solemne, no de debate, o al Emilio Álvarez Icaza que pidió el uso de la palabra como legislador independiente, al que ubicó diciéndole usted no es independiente, es senador sin partido, o la del diputado del PRD, Antonio Ortega, que le dijo que le había perdido el respeto a su sabiduría política y le contestó que el respeto que usted me tenía era demasiado frágil.

En fin, que si le quieren faltar el respeto a Muñoz Ledo, se tienen que preparar mejor, sobre todo los de Morena, donde no acaban de entender que ya son el partido de gobierno y no la oposición como se manifiestan.

RETALES

1. BRAVA.- El mismo Fernández Noroña, como en el siglo pasado, fue a hacer su puesta en escena ayer en la puerta de Palacio Nacional donde dijo que violaban su fuero al no dejarlo entrar a donde no había sido invitado y gritó traidores y ojetes a Muñoz Ledo y a Martí Batres, cuando llegaron al mensaje presidencial. A los quince minutos se fue;

2. CONTEO.- Otra expresión de que no acaban de entender que ya son gobierno, fue la interrupción a la senadora del PRI, Claudia Ruiz Massieu, que al fijar la posición de su partido, fue interrumpida cuatro veces, una de ellas para hacer el conteo de los 43 normalistas de Ayotzinapa, como cuando eran oposición; y

3. AVISO.- El extitular de la Fepade, Santiago Nieto, destituido de ese cargo por el Senado, fue designado ayer por el presidente electo López Obrador como nuevo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, una posición clave en la revisión de asuntos pendientes, y más.

Nos vemos mañana, pero en privado.