Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Aquí no hay ningún grupo de 'autodefensa': ¿son desplazados?

ELENCO POLÍTICO

Que las condiciones están dadas para que en Sinaloa haya "grupos de autodefensas", advirtió el investigador de la UNAM, Gerardo de la Fuente Lora. Este fenómeno se presenta en Michoacán y está penetrando en Puebla y Guerrero, en una copia del método que los cuerpos de seguridad de Colombia aplicaron para combatir a los narcotraficantes de Rodríguez Gacha, Pablo Escobar Gaviria y otros. Los órganos del gobierno apoyaron a los cuerpos paramilitares para que hicieran el trabajo sucio a través de los grupos de "autodefensa" que crearon. Casualmente, el "boom" de estos ilegales cuerpos armados se dio en Michoacán cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto importó de Colombia al general retirado Óscar Naranjo, padre de esa estrategia de exterminio, para que lo asesorara en el tema de Seguridad, Al inútil y perverso militar ya le dieron las gracias para que se vaya a su tierra a seguir enfrentando a sus paisanos, en lugar de tranquilizarlos.

Aplicar la ley. Aunque no se desecha la advertencia, el gobernador Mario López Valdez, respondió que de presentarse alguna situación parecida, "se aplicará la ley". Observó que en Sinaloa hay coordinación del Ejército y Policía Federal con el Estado para atender este asunto para que no haya grupos de autodefensa, lo cual avala el considerando de De la Fuente Lora de que Sinaloa ha logrado estabilizar la violencia. Sin embargo, tampoco puede echarse en saco roto su previsión de que por falta de democracia, hartazgo social, por ineficiencia de gobernadores y presiones internacionales, se reciclará el fenómeno social y delictivo de Michoacán.

"Guerrilla". Por las características históricas de la entidad, con décadas viviendo en la violencia y generando liderazgos de fama internacional en grupos delincuenciales, tarde se hacía que no se tratara de asociar a Sinaloa con la posibilidad arriba citada. Hay antecedentes de cuando los conflictos estudiantiles, sociales y políticos del régimen de Luis Echeverría, desestabilizaron el país y generó la aparición de la Liga 23 de Septiembre, el Muro, y otras agrupaciones juveniles manejadas por el poder, también se llegó a mencionar que los Altos de Sinaloa eran campo de entrenamiento de la "guerrilla", lo cual nunca se demostró. Más recientemente, hace 9 años, cuando la violencia se recrudeció en la zona serrana, preguntamos a los alcaldes de esos municipios, en ese entonces, si detectaban presencia de presuntos guerrilleros, lo cual no pudieron confirmar.

"Retenes". Lo que sí es cierto, y no puede ser negado por ninguna autoridad, es que desde entonces las bandas de criminales han sentado sus reales. Incluso, "camufleados" sus vehículos con logotipos y colores oficiales y ellos con vestimenta de policías y militares montan sus propios "retenes". Cuentan con equipos de información –"punteros" porque cubren los puntos de acceso, les llaman a estos también "halcones", que se comunican por radio— para que nadie los sorprenda, ni las bandas contrarias que es de la que, se supone, se cuidan, ni el Ejército. El ciudadano común y corriente tiene que identificarse, decir a dónde, con quién y para qué va. Ha habido regiones donde ni a los maestros han dejado pasar. En estos días se habla de comunidades enteras que han quedado abandonadas, convirtiéndose en problema social para los centros urbanos más poblados, porque sus migrantes requieren de empleo, vivienda, educación y salud. Este éxodo, es factor para creer que no hay "grupos de autodefensas", pero sí de "desplazados".