Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Aquí también: menos diputados pluris

POLITEIA
Avatar del

Por: César Velázquez

Si por una de esas cosas extrañas de la vida llegara a aprobarse la iniciativa de referéndum del PRI para reducir la representación proporcional en la Cámara de Diputados, la medida tendría que aplicarse también en las entidades federativas. Aquí también, en Sinaloa, necesitamos menos diputados plurinominales, y perfectamente, con la mitad de los actuales, podría funcionar con eficiencia un Congreso integrado por 32 parlamentarios.

Nótese bien que digo reducir, no desaparecer, los diputados de regalo. Son diputados por los que no vota nadie. El listado de candidatos por la circunscripción viene al reverso de la boleta electoral para diputados de mayoría relativa. Es un voto atado: si emite su sufragio por cualquiera de los partidos, en automático está votando por la lista plurinominal de ese mismo partido. Eso no se vale.

Un ejemplo: si yo voto por el partido X porque su candidato en el distrito me parece una buena opción, porque es mi amigo o porque le veo luces y entendederas para el trabajo legislativo, y a la cabeza de la lista plurinominal está un personaje siniestro, decrépito, que representa lo peor del viejo régimen político, pues ni modo: si quieres apoyar a tu candidato de mayoría relativa, tienes que 'apechugar' con el pasado.

Esto no siempre ha sido así. Hubo un tiempo, no sé cuántas elecciones, por allá en los inicios de nuestra transición democrática, en la que nos daban para la elección de diputados dos boletas: una para sufragar por el candidato de mayoría relativa, y otra para sufragar por la lista de representación proporcional. El voto duro, ya se sabe, n distingue, pero el voto volátil, veleidoso, del ciudadano moderno, puede votar cruzado. O no votar.

Ahora, ese derecho no lo tenemos. Y deberíamos recuperarlo. Es cierto que esto es como pedirle peras al olmo. Pero tengo la convicción de que en esa perspectiva tenemos que caminar, y es de los cambios en el método de representación política que exige la modernización del sistema, y forma parte de la lucha que la ciudadanía, la sociedad civil, ha emprendido contra el monopolio de la representación que tienen los partidos.

Discúlpenme por esta larga digresión. Decía: no hay que desaparecer a los pluris. Por el contrario, estoy convencido de que son necesarios en una sociedad como la nuestra. Es el modelo que en México encontramos para dar acomodo a la pluralidad de voces que se expresa en nuestra vida pública, frente a la exclusión y persecución de la disidencia, que caracterizó al viejo régimen autoritario en México.

Nosotros tenemos un sistema mixto de representación, esto es, que combina mayoría relativa y representación proporcional. Hay países en los que se utiliza uno u otro sistema, pero son los menos, en tanto que en muchos otros encontramos una combinación que, se ha demostrado, puede ayudar a enriquecer la vida democrática.

Pero aquí, como somos muy dados a los excesos, 100 diputados de representación proporcional se nos hicieron pocos. Ah no, dijimos: hay que subirle a 200, y vamos a 'metamorfosear' al pacto federal para convertirlo en un Frankenstein, con senadores de primera minoría y de representación proporcional.

Y ahí tenemos ese monstruo. Claro que la iniciativa del PRI es puro cuento, pero nada perdemos con hacernos las ilusiones de que eso puede cambiar. Digamos que es un ejercicio mental.

cvr052@gmail.com