Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Arbitrariedades e incongruencias

PUNTO DE VISTA

A dos fuegos. Pese a los avances que nos presumen los gobernantes, así como la reducción de estadísticas de algunos hechos delictivos, los ciudadanos del estado de Sinaloa quedamos en medio de los actos de la delincuencia y los abusos cometidos por agentes policiacos de todos los niveles. No es un caso, son cientos en Sinaloa los que han sido víctimas de asaltos o robo de vehículos, extorsiones o lesiones, eso sin contar hechos delictivos donde hombres y mujeres pierden la vida. Y en el caso de los abusos de autoridad, las corporaciones cada vez están peor, violentando derechos de ciudadanos pacíficos, a quienes tratan como si fuesen delincuentes. En menos de un mes he conocido de varios actos en la capital del estado, donde los policías municipales han cometiendo ilícitos, entrando a domicilios y 'levantando' a quien se pase un alto o encuentre mal parado. Los detienen, los suben a la patrulla, los esposan y los llevan a barandilla, sin que estén violentando el orden, todo con afán de extorsionarlos o recaudar recursos con las multas. ¿En eso consistirá el programa Cero Tolerancia, en violar derechos de los ciudadanos, extorsionar y considerar culpables a todos, hasta que paguen multas y demuestren su inocencia?

Abusos al por mayor. El problema es que no sólo hay abusos en la capital del estado; en el municipio de Navolato, igual los gobernados quedan a merced del crimen o de excesos de la policía, lo mismo en San Ignacio, Sinaloa, Badiraguato, entre otros, donde la colusión de intereses de algunos policías, funcionarios e integrantes del crimen organizado, colocan a los ciudadanos en la línea de riesgo. El incremento de la violencia y la delincuencia, así como el mal ejemplo que predican ciertos ciudadanos y algunos funcionarios al relacionarse con los intereses del crimen, quizá hace suponer a quienes laboran en las corporaciones, que todos en Sinaloa somos criminales y que deben tratarnos como tales. ¿Será?

¿Misoginia en la política mexicana? En otro tema, y hablando de contradicciones, tiene razón la senadora Diva Gastélum Bajo cuando afirma que hay misoginia en el ejercicio de la política de México, aunque a ella es la que menos le queda hablar del tema. En principio, porque no ha sido congruente en el apoyo a otras mujeres, ni siquiera las de su partido: tanto para la presidencia del PRI en Guasave, como la diputación local en el proceso electoral pasado, la senadora apoyó a dos varones que son incondicionales a su proyecto político para ser candidata a gobernadora. Además de que la senadora ha sido favorecida por el PRI, sin que intente compartir o delegar el poder que tiene, lo que le ha permitido ser diputada federal y diputada local en más de un par de veces. Aparte de que Diva no ha sido nada crítica de las prácticas de los integrantes de su partido, ni los funcionarios del gobierno, incluyendo al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien muestra su misoginia al denostar y menospreciar a quien fue su pareja y es madre del hijo que tuvo fuera de matrimonio. ¿Así cómo creerle a la senadora?

[email protected]