Selecciona tu región
Opinión

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES CATÓN

Por Armando Fuentes Aguirre (Catón)

-
audima

"¿Tiene condones de la marca Saltillo?". Tal pregunta le hizo una exuberante dama al farmacéutico. Preguntó éste a su vez: "¿Se refiere usted a los de tamaño Super Extra Giant Magnum Supreme Grand Double King Size Plus?". "Así es" -confirmó la mujer. "Sí los tengo -dijo el de la farmacia-. ¿Se los muestro?". Respondió ella: "No. Sólo quiero que me permita esperar aquí al hombre que venga a comprar uno". Voy a hablar de mí mismo a propósito de López Obrador. Todo escrito de todo escritor es en alguna forma una autobiografía. Era yo estudiante de preparatoria cuando un periódico de mi ciudad convocó a un concurso de poesía con motivo del Día de la Madre. Envié un poema. Grande fue mi sorpresa cuando me enteré de que había obtenido el primer lugar, y mayor cuando supe que el segundo se lo habían dado a quien era mi maestro de Literatura. Surgió un inconveniente: el periódico no podía publicar mi poema, pues contenía unos versos que de seguro escandalizarían. Los tales versos decían así: "De unos muslos dolientes broté con el rostro de sangre manchado. / Destrocé una virgínea cintura, / desgarré un vientre cálido, / y sembré en la materna pupila la amargura salobre del llanto.". Eso de los  muslos, de la sangre. El director me hizo una propuesta: me daría los premios en efectivo correspondientes al primer y segundo lugares, y publicaría como poema premiado el de mi profesor. Acepté la proposición, lo digo no sin pena. Debí haber defendido tanto la sangre como los muslos. Pero 150 pesos eran muchos pesos, suficientes para comprar una buena cantidad de platos de lentejas, y por ellos cambié mi primogenitura poética. Con el dinero invité a mis amigos, literatos todos, a una homérica parranda en la cantina del lujoso Hotel Coahuila, y ahí los sometí a la ordalía de escuchar mi poema. Después de todo yo era el que iba a pagar la cuenta. Al término de la lectura me aplaudieron cortésmente -sólo cortésmente-, y uno de ellos declaró: "Yo tengo un poema igual, pero mejor". Entonces aprendí la verdad del aforismo según el cual si quieres conocer la verdadera gratitud debes conseguirte un perro. Ahora viene lo de López Obrador. Uno de sus más frecuentes ritornelos, por no decir cantaletas, es ése en el cual afirma que ni él ni los suyos son iguales a quienes antes tuvieron el poder. Yo digo que en tratándose de acarreos ciertamente no son iguales: son peores. Al menos los acarreadores del pasado -particularmente los priistas- no hablaban de austeridad republicana, y nada más lejos de la austeridad que el costosísimo -e imprudentísimo- tinglado que montaron en el Zócalo la 4T y Morena para que el Caudillo dijera su poema. O sea que en esa materia, la de los acarreados, yo tengo uno igual, pero peor. Don Otelio recelaba de la fidelidad de su mujer. Le confió a un amigo: "Pienso que recibe a sus amantes en mi casa". "Si eso crees -le indicó el otro-, yo tengo un loro que me cuenta todo lo que en mi casa sucede durante mis ausencias. Te lo presto. Sólo quiero que sepas que el pobrecillo nació sin patas". Intrigado preguntó don Otelio: "Y entonces ¿cómo se sostiene en la percha?". "Con su cosita -replicó el amigo-. La enreda en ella y de ese modo no se cae". Llevó, pues, el cotorro a su casa el celoso marido y lo puso en la recámara. A su regreso por la noche el perico le dio el reporte: "Tu esposa recibió una llamada telefónica. Era una voz de hombre. Inmediatamente se desvistió y se tendió en el lecho como la Maja Desnuda de Goya". "¿Y luego?" -preguntó ansiosamente don Otelio. "Luego ya no pude ver más -respondió el loro-. Con la excitación se me desenredó la cosita y caí al suelo". FIN.

MANGANITAS

Por AFA.

".Ebrard adelanta a Sheinbaum.".

Está fuera de lugar

que a la elegida adelante.

Veremos que en un instanteAMLO lo va a retrasar.

MIRADOR

ARMANDO FUENTES AGUIRRE

Pasan las nubes sobre el cerro de Las Ánimas como un lento rebaño de grandes vacas blancas,

Las miro y pienso que es un instante el tiempo que tardan en desaparecer. Digo entre mí:

-¡Qué pasajeras son!

En seguido me pregunto si acaso las nubes nos miran pasar a nosotros por la tierra y piensan que es un instante el tiempo que tardamos en desaparecer. Quizá dicen entre sí:

-¡Qué pasajeros son!

Las nubes que ahora estoy mirando ¿son las mismas que pasaron hace mil años?

Los hombres que ahora estamos pasando ¿somos los mismos que hace mil años las nubes vieron pasar?

Pasajeras son las nubes.

¿O son eternas?

Pasajeros somos los hombres.

¿O somos eternos?

Quizá las nubes son siempre la misma nube.

Quizá los hombres somos siempre el mismo hombre.

¡Hasta mañana!...

Síguenos en
Más sobre este tema